Cuitláhuac García, el conserje de Veracruz; no gobierna, sólo le da mantenimiento al estado; reparte despensas, apoyos y desazolva canales

Cuitláhuac García
Ni para mentir se ponen de acuerdo FOTO: AVC NOTICIAS
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / En su comparecencia ante el Congreso de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez dejó muy claro cuál es su papel en el estado de Veracruz: Él no es el gobernador, es el intendente del estado. Baste sólo revisar las actividades que enumera en el boletín que manda su oficina de Comunicación Social. Un año de gobierno en Veracruz es una sexta parte del periodo que corresponde a un gobernador. Por lo mismo se esperaría que el señor ingeniero informara sobre las bases o cimientos de su política social, económica y política. Cierto que, conociendo su discapacidad, no se podían esperar las grandes obras, pero las minucias que presentó en su informe a los diputados nos hacen pensar que en Veracruz no tenemos gobernador, sino un conserje. Cuitláhuac García, como si fuera el mayordomo de la casa, reparte despensas, apoyos que el gobierno federal otorga en todos los estados de la República. El conserje de Veracruz le abre y cierra las llaves al agua de los municipios, vigila que el drenaje no se tape y si se tapa, como en el caso del puerto de Veracruz, se pone a desazolvar los colectores pluviales. A pesar de que en su mandato no se han visto acciones de gobierno, antes bien en los primeros meses sólo se vio envuelto en rencillas, como buena vecindera, Cuitláhuac García se atreve a decir: “Hemos superado anteriores administraciones con trabajo, honestidad, buenas finanzas y seguridad”. Como diría el filósofo José José, “pobre tonto, ingenuo y charlatán; que fue paloma por querer ser gavilán”.

La torpe y engañosa dialéctica de Comunicación Social de Veracruz: “No es deuda, es préstamo”; “Zenyazen cancela posible convenio con PEPSI”

Lo que no se ha convenido, no se puede cancelar; lo que no se ha concretado, no se puede cancelar. Así es la torpe y engañosa dialéctica de la oficina de Comunicación Social, una oficina que no busca informar sino confundir. Primero quisieron hacer creer que los 2 mil 400 millones de pesos que el gobierno austero y ahorrador de Cuitláhuac García, no era deuda, sino un préstamo, como si los préstamos no se tuvieran que devolver. Ahora pretenden hacer creer que se cancela el “posible convenio con Pepsi”. Pero, ¿cómo se puede cancelar algo que no se ha convenido? En Libertad bajo Palabra demostramos que ese convenio de Zenyazen Escobar con la refresquera de Pepsi se hizo; mostramos el documento oficial en donde se pedía a las tiendas escolares que sólo compraran ese refresco azucarada por orden del secretario de Educación. Luego esa tontería de los 4 millones de pesos en efectivo para repartirse entre las miles de escuelas. Ahora resulta que, después de que algunos medios independientes pusieron en tela de juicio la cordura de este convenio de exclusividad con una refresquera, el gobernador ya se preocupa por la salud de los estudiantes. ¡De cuándo acá! Como vemos, la Comunicación Social en Veracruz sólo tiene como meta tapar el sol con un dedo.

Miguel Ángel Vega García, tapadera de Rosario Robles, ahora le susurra al oído lo que debe decir la Contralora; ¿honestidad en la 4T?

Una de las comparecencias más planas y poco trascendente fue la de la Contralora General del estado, Mercedes Santoyo. Tan plana y gris que pocos diputados tuvieron interés en asistir. Los diputados que fueron dejaron evidencia de que no tienen el menor conocimiento de las actividades que se realizan en esta institución, la Contraloría. Llama la atención que siendo la institución que conduce el código de ética de los servidores públicos y las reglas de integridad para el ejercicio de la función pública en el estado, tiene al frente de la dirección de Transparencia, Anticorrupción y Función Pública a uno de los protagonistas de la “Estafa Maestra”, Miguel Ángel Vega García, quien avaló los desvíos de Rosario Robles, y a quien vimos muy fifí con sus tarjetitas de colores. En la comparecencia prácticamente este sujeto, ejemplo de corrupción, es quien le habla al oído a la contralora. También trascendió que la propia contralora afirma que hay actualmente cinco servidores públicos que se encuentran en funciones, pero que están inhabilitados, la pregunta es, si la Cuarta Transformación se “caracteriza” por la honestidad, ¿cómo es que estando inhabilitados aún siguen en funciones y cómo es que la contralora tiene de mano derecha a Miguel Ángel Vega Garcia, quien ayudó a Rosario Robles a desviar más de mil quinientos millones de pesos?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.