Karime Macías, qué poco nos duró el gusto; la aprehendieron, pagó 3 millones 700 mil pesos y salió libre bajo fianza

Karime
Karime Macías Tubilla FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / Pues no que muy pobres, no que iban al día y que la señora Karime sólo se alimentaba con comidas corridas en alguna fonda de Londres. Que porque no les alcanzaba el dinero para mantenerse. El caso es que cuando Karime Macías se vio en la necesidad de pagar una fianza de 150 mil libras, sacó el monedero de donde traía cambio y pagó la fianza equivalente a 3 millones 700 mil pesos. El caso es que nuevamente el gobierno de López Obrador generó otra pifia, porque si los jueces británicos decidieron que la señora merecía fianza, es porque no pudieron sustentar bien sus crímenes a tal grado que la señora pudiera ser encarcelada para después ser extraditada. La verdad es que muy temprano miles de veracruzanos aplaudían la aprehensión de Karime Macías de Duarte, quien desfalcó al DIF Estatal, una institución que beneficia a menores de edad, ancianos y personas en situación vulnerable. ¡Qué poco nos duró el gusto! Ahora a esperar a que la Fiscalía de Gertz Manero y la Secretaría de Relaciones Exteriores de Marcelo Ebrard hagan bien su trabajo, para no seguir generando pifias como las de Ovidio Guzmán, como la de Karime Macías.

Namiko, la que apesta a Duarte, fuera de la terna para la presidencia de la CNDH

Como ya lo habíamos reportado, en algún momento Namiko Matzumoto aspiró a conducir la oficina de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Por ello se preparó, para su presentación ante las Comisiones Unidas de Derechos Humanos y Justicia. Llevó su discurso preparado, su currículum, sus propuestas, pero se le olvidó un pequeño detalle, no se puso suficiente perfume para cubrir el hediondo olor que de ella despedía. En su comparecencia los senadores se lo hicieron notar, algún hedor despedía de ella, un olor fétido a jóvenes levantados por la policía de Arturo Bermúdez y arrojados a fosas clandestinas; un olor a policías asesinados por el Grupo Tajín de la SSP, también arrojados en fosas clandestinas; un olor a los 400 pueblos que a cada rato tomaban la Plaza Lerdo con mujeres, niñas y ancianos explotados; un olor a corrupción, a robo, a abusos. El hedor era insoportable y los senadores se dieron cuenta que ese olor, que identificaron a duartismo, provenía de Namiko Matzumoto, quien se sentía con méritos para dirigir la CNDH. Por ese hedor la rechazaron, la dejaron fuera de la terna, porque en la CNDH no quieren a nadie que apeste a Duarte.

Que el director administrativo del Cobaev no pudo correr al hijo de Érika Ayala; la madre le dio licencia en el sindicato para que dejara de ser aviador

En una extensa carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, al secretario de Educación federal, al gobernador de Veracruz y al secretario de Educación de Veracruz, los trabajadores de base del Cobaev denuncian al Lic. Alejandro de la Cruz Garnica Fernández, director administrativo de esta institución, por el acoso laboral del que son objeto. En esta misiva urgente los trabajadores del Cobaev hablan de los aviadores, los cuales Alejandro de la Cruz Garnica supo bien ocultar y maquillar, haciendo pasar la cifra de 200 aviadores a sólo 5. En esa misma denuncia los trabajadores anotan un punto interesante sobre el profesor de tiempo completo del Cobaev, Bryan Alexis Juncal Ayala, hijo de la líder sindical del Cobaev, Érika Ayala: “A ese rotundo fracaso, se suma otro mayor fracaso de no poder correr al hijo de la Diputada Erika Ayala Ríos, quien tiene plaza de docente tiempo completo sin haber pisado nunca en su corta vida una aula de un plantel del COBAEV para dar clases, mientras su mamá dirigente del SUITCOBAEV al que está afiliado, le autoriza una licencia sin goce de sueldo, por lo que en automático dejó de ser aviador, ya sólo quedan 4”. Lo dicho, basta con que alguien negocie con Érika Ayala para salir beneficiado; basta con que la señora les reparta una rebanada de su pastel, para que hagan su voluntad.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.