Morena: miserias democráticas

Morena
Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) FOTO: WEB
- en Opinión

Aurelio Contreras Moreno / La manera como ha procesado Morena la renovación de sus cuadros dirigentes a nivel nacional y en los estados delinea perfectamente cuál es su verdadero perfil a la hora de hablar de democracia.

Mientras hacia el exterior sus corifeos vociferan acerca de su supuesta “superioridad moral” por sobre las fuerzas políticas que le son antagónicas, hacia dentro sus operadores muestran su verdadera cara, la de las más execrables y rupestres prácticas para pasar por encima, en este caso, de la voluntad de sus propios militantes.

Solamente el pasado fin de semana tuvieron que ser suspendidas 80 por ciento de sus asambleas distritales en varios estados del país por “falta de condiciones”, lo que se traduce en amagos de violencia, acarreo de votantes y una brutal desorganización.

El objetivo es el de siempre que suceden estos hechos en procesos internos partidistas: imponer a quien la cúpula ha determinado previamente que debe llegar a ocupar los puestos en disputa y dejar fuera de combate a los demás.

Es tal la desarticulación en el partido que se publicita como “la esperanza de México”, que mientras su todavía dirigente nacional Yeidckol Polevnsky –a quien al parecer no le servirá de nada su abyección ante el “jefe máximo”- anunciaba que el CEN de Morena acordó suspender el proceso interno porque da “vergüenza”, la Comisión de Honor de su mismo partido la contradijo a través de un comunicado, en el que señala que “el Comité Ejecutivo Nacional carece de facultades estatutarias para ordenar la suspensión del proceso electivo en curso”.

Veracruz no estuvo apartado de las irregularidades. El diputado federal de Morena Humberto Pérez Bernabé acusó al secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, de organizar un operativo “al estilo del viejo PRI” movilizando a empleados del gobierno estatal para votar, y usando incluso taxis propiedad de “una conocida banda delincuencial” de la región del Totonacapan.

Incapaz de negar su ADN priista y perredista, con su dosis propia de pepena de lo peor de la derecha y la ultraderecha acomodaticia a la que dio cabida con tal de ganar las elecciones, el partido de Andrés Manuel López Obrador demuestra que no es diferente de ningún otro.

Si acaso, más burdo para exhibir sus miserias democráticas.

Los pretextos y justificaciones de Solalinde

Muy lejos del talante crítico que mostró durante los gobiernos de Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte de Ochoa y Miguel Ángel Yunes Linares, el sacerdote católico metido a vocero de la autodenominada “cuarta transformación”, Alejandro Solalinde, ya no ve la violencia que sigue azotando a Veracruz en el sexenio de Cuitláhuac García Jiménez.

Incluso, se aventó la puntada de increpar a una reportera que cuestionaba el papel y responsabilidad del actual gobierno de Veracruz ante el incremento de feminicidios y secuestros, así como en la crisis sanitaria que sufre la entidad: “ojalá tú fueras gobierno para ponerte en su lugar. No es lo mismo estar abajo que ser gobierno”, espetó el clérigo que, sin pena alguna, se pasa el Estado laico por debajo de la sotana.

Aunque en algo tiene razón Solalinde. No es lo mismo ser gobierno, que vivir por años en la comodidad de la “leal” oposición. Varios en la actual administración –que lo traen de paseo al estado con cargo al erario para que presente sus libros- le podrían dar muchos más datos al respecto.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.