Namiko Matsumoto, quería la Comisión Nacional de Derechos Humanos; se le olvidó que apesta a Duarte

Namiko Matsumoto
Namiko Matsumoto, quería la Comisión Nacional de Derechos Humanos; se le olvidó que apesta a Duarte FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz/ Namiko Matsumoto apesta a Javier Duarte, a Gina Domínguez y a su sobrino Éric Lagos. Ella se prestó para la farsa que aún persiste, la llamada Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas a la orden de Gina Domínguez. Después, y gracias a los cabildeos de su sobrino Éric Lagos, llegó a la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Veracruz. Pero Namiko, a pesar de tosas sus omisiones y de ser tapadera de genocidas, aspiró a la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Sólo que el día de su comparecencia con diputados y senadores, le recordaron su pasado duartista. El periodista Ignacio Carvajal reporta: “Una senadora le preguntó incluso si en algún momento ella llegó a pensar en renunciar a ese cargo ante las graves violaciones a DH durante el duartismo y Namiko, un tanto nerviosa, afirmó que fue completamente independiente no sólo del cordobés, también de los siguientes gobiernos, y que por eso el montón de recomendaciones contra duartistas que salieron cuando ya habían dejado el poder, al menos las más relevantes- y que ella sólo marchaba con las víctimas”. Mentira, siempre se puso de tapete del gobierno. Para muestra un botón. La recomendación a Winckler por la supuesta tortura a Gilberto “N”, un hombre acusado de genocidio y hoy protegido de la Cuarta Transformación. Lo dicho, Namiko apesta a Duarte, y eso no se quita ni con perfume francés.

Revelan que, por presiones por parte de los gringos, se apresuró el operativo para capturar a Ovidio Guzmán y por ello fallaron

 

Muy interesante lo que revela el reportero de MVS Noticias Óscar Balderas en el noticiero de Luis Cárdenas Palomino. Óscar Balderas señala que el operativo fallido para capturar a Ovidio Guzmán fue precipitado por las presiones del gobierno norteamericano. El reportero revela que el día 11 de octubre una delegación de agentes de la DEA llegó a Sinaloa para reunirse con autoridades estatales y federales. Lo que la delegación norteamericana vio los alarmó demasiado pues descubrieron un laboratorio gigante que producía toneladas mensuales de anfetaminas y otras drogas. Ante esa circunstancia el gobierno norteamericano exigió la cabeza del responsable de ese laboratorio que estaba cerca de Culiacán, y el responsable era Ovidio Guzmán. El reportero habla de sus fuentes, de sus contactos y de como el gobierno mexicano se vio en la necesidad de apresurar un operativo que finalmente resultó fallido pues no conocían la capacidad de respuesta del Cártel de Sinaloa. Por cierto, un detalle que le llama la atención al reportero es que en ese operativo se excluyó a la marina. El reportaje va acompañado de fotografías en donde se ve a la delegación norteamericana custodiada por el Ejército. También se ve el laboratorio desmantelado, el helicóptero en el que se trasladaron y las declaraciones del gobernador de Alabama, que acompañó a la delegación, diciendo que estaba asombrado de la capacidad que tiene el Cártel de Sinaloa para procesar droga. Interesante y a ver que tiene que decir el gobierno de López Obrador.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.