“La Peque”, sicaria de los Zetas que tenía relaciones sexuales con cuerpos decapitados y después se bebía la sangre caliente de sus víctimas

La Peque
“La Peque”, sicaria de los Zetas que tenía relaciones sexuales con cuerpos decapitados y después se bebía la sangre caliente de sus víctimas FOTO: WEB

Juana “N” nació en Hidalgo, cerca de la CDMX y fue reclutada por el cártel de Los Zetas después del asesinato de su hermana; ella inició en la célula criminal como sexoservidora. “La Peque” es una de las mujeres asesinas que estuvo involucrada en las brutales guerras de drogas en México, que han dejado más de 115 mil personas muertas entre los años 2008 y 2018. A pesar de tener una cara inocente “La Peque” en realidad es una de las mujeres más peligrosas de México y del mundo, una asesina a la que se atribuyen decenas de asesinatos de hombres. Se sabía entre los mismos Zetas, que ella, después de asesinarlos, bebía la sangre caliente para después tener relaciones sexuales con los cuerpos decapitados.

Juana “N” alias “La Peque” quedó embarazada a los 15 años de edad y recurrió a la prostitución para mantener a su hijo antes de convertirse en una de las mujeres más peligrosas del narcotráfico. Ella misma confesó a detalle los crímenes y las atrocidades que hacía con los cadáveres.

La peque paso de ser sexoservidora a prestar su servicio de halconeo y espionaje para terminar siendo sicaria. Ella era la encargada de las decapitaciones y mutilaciones corporales, entre sus espeluznantes revelaciones, Juana “N” declaró que le gustaba tener sexo con los decapitados, ya que usar partes de sus cuerpos le provocaba placer.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.