Sorteo Cobaev, el otro gran fraude de Érika Ayala y el director en turno; que el dinero es para la institución, pero las escuelas están en pésimas condiciones

El plantel 65 de Platón Sánchez fue inaugurado en 2014, siendo gobernador Javier Duarte de Ochoa y director de esta institución educativa Carlos Aceves Amezcua. Este plantel siempre ha carecido de todo, de todo. Sin embargo, un día tuvo la suerte que de los recursos que se recogieran de un Sorteo Cobaev se le iba a comprar mobiliario. En los documentos de inventario aparece que a este plantel se le dotó de sillas, pupitres y escritorios, todo salido de los recursos del sorteo Cobaev. Eso consta en documentos de la misma institución.

No obstante, cuando usted se presenta al plantel 65 del COBAEV con sede en Platón Sánchez, lo único que encuentra son carencias. El mobiliario de este plantel fue donado por otras escuelas, sillas y pupitres que las otras escuelas ya no usan. Los maestros ni siquiera tienen escritorios; utilizan una silla para poner sus cosas. Los alumnos tienen que padecer temperaturas de hasta 45 grados a la sombra; un ventilador colgado de un palo es su aire acondicionado.

El techo de los salones ni siquiera es de concreto; el piso es de cemento. ¿Dónde está el mobiliario que se entregó a este plantel? Nunca llegó, se quedó en papeles para justificar el gran fraude que significa el Sorteo Cobaev. El dinero que se recauda, cerca de 10 millones de pesos, menos los dos millones 500 mil de premios, siempre se lo reparten Érika Ayala y el director en turno.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.