Cuitláhuac García, compite en cinismo con Duarte; ya reconoce que sí hubo nepotismo de su parte, pero ahora presume que no es delito

Duarte
Cuitláhuac García Jiménez; Javier Duarte de Ochoa FOTO: ESPECIAL

Decíamos que Javier Duarte era el emperador de los cínicos, ahora hay que agregar que a su corte se suma Cuitláhuac García, gobernador de Veracruz, como el bufón del cinismo. Ahora ya reconoce el mentiroso gobernador que sí hay nepotismo; después de las pruebas contundentes mostradas por Libertad bajo Palabra no le quedó de otra que reconocer que Eleazar Guerrero y él son primos-hermanos. Pero ahora, de mentiroso muta a cínico, pues sale a presumir que nepotismo no es delito.

En primer lugar, en Libertad bajo Palabra nos dimos a la tarea de demostrar la consanguineidad entre Cuitláhuac y Eleazar para dejar en claro que el gobernador le mintió a López Obrador en su cara. Nunca dijimos que el nepotismo sea un delito, siempre señalamos que era una indecencia, una lacra que López Obrador prometió desterrar de su gobierno.

El delito que el gobernador y que el mismo Eleazar Guerrero pueden haber cometido es tráfico de influencias y sobre todo conflicto de intereses, y esos sí son delitos que tienen una sanción penal. Pero lo más grave de todo esto es la inmoralidad del gobernador Cuitláhuac García, quien nunca quiso reconocer la consanguineidad con su primo hermano, y ocultar la verdad también es mentir. Indecente, inmoral, mentiroso y cínico son epítetos que ya se pueden usar para referirse al gobernador de Veracruz.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.