Bares clandestinos en Xalapa (Reportaje)

Bares
Vecinos de El Dique denuncian que al menos ocho bares de la zona operan de manera clandestina. Constantino Villa Rivas, jefe de manzana de la zona centro de la ciudad, ha luchado desde el año 2005 para que ese tipo de establecimientos funcionen con base en las leyes FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. Vecinos de El Dique denuncian que al menos ocho bares de la zona operan de manera clandestina.

Constantino Villa Rivas, jefe de manzana de la zona centro de la ciudad, ha luchado desde el año 2005 para que ese tipo de establecimientos funcionen con base en las leyes.

Los bares que se encuentran en la ilegalidad son: Mamitas y La Caña, ambos en la calle Atletas; Doña lucha, en J. J. Herrera; El Delfín, en Bocanegra; Pixan, en calle El Dique; Xalapachanga, ahora Toma Todo, en Miguel Palacios y Allende; y El Alebrije, ahora La Otra, en Venustiano Carranza.

Además, hace poco abrió una nueva sucursal de la cantina Chikaban en la calle Miguel Palacios, un negocio que inició en el municipio de Coatepec, a unos 14 kilómetros de Xalapa.

La inconformidad ciudadana ha quedado plasmada en quejas que han sido presentadas al ayuntamiento de Xalapa.

Y es que los establecimientos ocasionan escándalo. Incluso, se han dado peleas o riñas cuando los clientes se encuentran en estado de ebriedad.

No obstante, los bares Mamitas y La Otra, se encuentran a menos de diez metros de la escuela primaria “Francisco Ferrer Guardia”, localizada sobre la calle Venustiano Carranza.

El jefe de manzana cuenta con documentos de las quejas que han sido presentadas contra cada uno de los bares.

Amenazas

Los vecinos han sido amenazados de muerte por afectar los intereses de dichos negocios.

«Muchos de los vecinos ya están enfermos por el estrés y el escándalo tan grande. La mayoría ya somos viejos, pero a la autoridad le vale, sólo ve por sus intereses», añade Villa Rivas.

En enero pasado, los vecinos se reunieron con el alcalde Hipólito Rodríguez Herrero, donde se le informó sobre la operación de bares clandestinos.

Se cree que la mayoría de los 600 bares que hay en Xalapa incumplen las normas municipales y estatales.

«Todos son irregulares porque el reglamento es un poco estricto y no lo cumple nadie. Son lineamientos como el problema acústico. Son dos, tres o cuatro de la mañana y los escándalos están muy fuertes».

Uno de los lugares más “revoltosos” en el barrio de El Dique, es el bar Mamitas, ubicado sobre la calle Atletas, arriba de una taquería.

«Luego tienen música viva, están en terraza, es uno de los lugares que no tiene porqué estar, pues hay una escuela primaria diurna y nocturna a siete metros de distancia, por dónde quiera que se le busque no tiene legalidad, no sabemos el porqué, nos imaginamos, pero no tenemos la exactitud de por qué consienten tanto eso nuestras autoridades».

La gente ha exigido a las autoridades que apliquen lo reglamentos.

«No queremos que cierren los negocios, porque sabemos que hay personas que se quedarían sin empleo, pero sí exigimos que se respete la ley», expone el jefe de manzana.

Clausura

El también integrante de la Coalición para la Defensa del Centro Histórico de Xalapa recuerda que gracias a las quejas, protestas y denuncias públicas que han realizado los vecinos, fueron cerrados cuatro bares en los últimos años.

Se trata de Mezcalito, mismo que se encontraba sobre la calle El Dique, esquina con Bocanegra; Tlacuache, en calle Ignacio Allende; La Rúa, en calle Atletas; y Fusión 46, en calle J. J. Herrera.

Sin embargo, continúan operando en la ilegalidad Mamitas y La Caña, ambos en la calle Atletas; Doña lucha, en J. J. Herrera; El Delfín, en Bocanegra; Pixan, en calle El Dique; Xalapachanga, ahora Toma Todo, en Miguel Palacios y Allende; y El Alebrije, ahora La Otra, en Venustiano Carranza.

Lo mismo ha ocurrido en otras zonas de la zona centro de la ciudad.

Los vecinos del barrio de San José se pronunciaron para que fuera cerrado el bar Mezontle, ubicado sobre la calle Xalapeños Ilustres número 118.

El jefe de manzana Tomás Arizpe Uribe y otros vecinos “inmediatos” no habían sido consultados para la apertura del establecimiento; ni siquiera habían proporcionado su firma, como lo establecen los reglamentos municipales

«No tuve qué ver para la instalación del antro que tengo junto a mi casa, soy el colindante inmediato, no preguntaron mi opinión, ni la opinión de los vecinos colindantes, nadie proporcionó firma, las firmas que ellos podrían tener no son las colindantes del antro», cuenta.

La música se escuchaba en las viviendas hasta las seis de la mañana.

Se trata de un ligar, donde también se había vulnerado la ley de salud estatal y federal, toda vez que el bar se encuentra frente a una iglesia y muy cerca del cuartel San José y de la escuela primaria “Manuel de Boza”.

«Es muy claro que están contra la ley. Están siendo absolutamente omisos o quién sabe qué tan ignorantes sean».

Sin embargo, en días pasados, el negocio fue clausurado por la autoridad municipal.

Permisos, de otras administraciones

A juicio del regidor titular de la Comisión de Comercio del ayuntamiento de Xalapa,

Francisco Javier González Vilmagómez, existen bares, cuya cédula de funcionamiento fue otorgada en la pasada administración municipal.

En ese sentido, se ha iniciado un proceso para la regularización de los establecimientos.

«Actualmente en esta administración no se ha regularizado ninguno, porque además tiene que pasar por cabildo y los que se han clausurado precisamente en algunos casos es porque no tienen ningún trámite realizado ante la Subdirección de Comercio».

Detalla que los bares clausurados recientemente tramitaron permisos con la administración pasada.

Además, fueron cerrados: uno por exceder el horario establecido y por no contar con salidas de emergencia, y el otro por estar cerca de un hospital y de un bachillerato violando la norma que lo prohíbe.

A algunos negocios solo les falta parte de la documentación o refrendo; sin embargo, otros no podrán regularizarse por ubicarse cerca de escuelas y hospitales, pues en coordinación con el área jurídica se buscará la forma de revocar la licencia de funcionamiento.

El funcionario municipal destaca que tras los reportes ciudadanos se conoce que 20 bares serán supervisados por inspectores, para saber si están en regla.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.