En Veracruz, por más que AMLO le levante la mano a Cuitláhuac, las cosas no mejoran

Veracruz
Andrés Manuel López Obrador y Cuitláhuac García Jiménez FOTO: MIGUEL ÁNGEL CARMONA/FOTOVER
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / López Obrador le está haciendo mucho daño con sus espaldarazos al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García. No pierde ocasión el presidente de México para señalar la honradez y bonhomía del ingeniero que gobierna Veracruz. Esto crea grandes expectativas, es como si López Obrador estuviera puliendo demasiado un espejo. ¿Qué puede suceder? Que los veracruzanos esperan no encontrar un solo defecto en ese espejo pulido. Pero el caso es que el gobernador de Veracruz es cada vez más opaco y su ineficiencia, para los veracruzanos, no está a discusión. Pero lo que es más grave, la realidad se impone mostrando día con día su terrible rostro cargado de asesinatos, secuestros, extorsiones. Esto sólo en el ámbito social, porque en el administrativo su gobierno sigue paralizado. Nada se ha movido, el Plan Veracruzano de Desarrollo, para empezar tardío, será como un libro de texto complicado al que nadie le interesa consultar. Es tan ineficiente e inoperante el gobierno de Cuitláhuac García que ni siquiera ha podido cumplir su primer compromiso a favor de los familiares de desaparecidos. Veracruz sigue siendo el primer lugar en secuestros, en feminicidios y la incidencia delictiva no baja, antes bien está al alza. Ya ven cómo los espaldarazos de Superamlo no sirven para nada.

Eleazar Guerrero, «no hay naco anónimo»; como el licenciado Valeriano, ya hizo su propio logo: SUBSEFA

Hace tiempo escribí un artículo sobre la figura del “Naco”. En ese artículo acuñé la siguiente frase: «No hay naco anónimo». Y es muy cierto, el naco quiere que todo mundo se dé cuenta de que es naco. Se compra un Chevy viejo, pero le pone puertas de ala como Lamborghini, se baja a comprar sus chelas al X24 y las deja abiertas, para que la gente se dé cuenta que es naco. Va por la calle, en su auto del año, incluso, escuchando sus rolas de banda a todo volumen. «No hay naco anónimo», y esto lo demuestra también, el subsecretario de Finanzas y Administración de la Sefiplan, el primo del gobernador, Eleazar Guerrero. El señor, sabiendo que es el que manda en la Sefiplan, no pudo soportar no tener su propio logo, de tal manera que mandó diseñar el suyo propio. Así como el Licenciado Valeriano que plagió las LV de Louis Vouitton, de la misma manera el subsecretario, en un exceso de naquez, tomó para su oficina un logo y ya le puso SUBSEFA, es decir, Subsecretaría de Finanzas y Administración. Pero claro, esto sólo se le permite a un primo, aunque el gobernador lo niegue como primo, siendo que hay evidencias de que hasta hace unos años lo seguían siendo.

Madre de Norberto Ronquillo, “hemos fallado como padres y como sociedad”; querían que politizara la muerte de su hijo

Otros, como Isabel Miranda de Wallace se dejaron seducir por la política y utilizaron la muerte o supuesta muerte de un hijo para crear asociaciones civiles subvencionadas por el estado. Lo mismo hizo Javier Sicilia y Alejandro Martí; lo mismo hacen algunas madres de colectivos, buscan politizar su dolor y lo mercan por unas cuantas monedas de plata. Pero la señora Norelia Hernández, madre del joven estudiante Norberto Ronquillo dice que ella no. Su hijo fue secuestrado hace unos días una vez que saliera de la Universidad del Pedregal donde había cursado estudios. A pesar del pago del rescate su hijo fue asesinado. En entrevista para Desde la Fe, órgano oficial de la Iglesia Católica en México dijo: “Querían que yo politizara esto, y sé que nos falta mucho como país, pero también sé que, hablando como madre, estamos fallando como padres y como sociedad. Nos faltan muchos valores, no estamos haciendo nuestra tarea, no estamos inculcando el amor y el servicio”. Ya antes la señora Noelia había dicho que ella no guardaba rencor por los asesinos de su hijo, antes bien les otorgó su perdón. Sobre su hijo tuvo las siguientes palabras: “La gente recuerda a Norberto como una persona que de todo sacaba algo bueno, y quiero creer que todo esto pasó para algo, para que suceda algo. No sé qué va a suceder, pero tiene que suceder”.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.