Cuitláhuac García, cuando la mentira deja de ser graciosa; quienes lo defienden, deberían pensar en ello

Cuitláhuac
Cuitláhuac García Jiménez FOTO: WEB

Sólo aquellos columnistas que tienen que resguardar sus intereses, convenios y empleo con él defienden los dichos del gobernador; le buscan de manera burda la cuadratura al círculo, aunque cada vez les cueste más trabajo. ¿Cómo defender a un gobernador que presume la promiscuidad de su abuela para defender su nepotismo? ¿Cómo defender a un gobernador evasivo, que no puede responder con un simple “sí”, o con un simple “no”? Pero la necesidad los obliga a la abyección y aunque estén enlodados y pestilentes los pies del gobernador, ni modo, hay que besarlos.

En cambio, un día después de su “lástima Margarito”, respuesta pueril a los reclamos legítimos sobre su ignorancia, su ineficiencia, su nepotismo y su tráfico de influencias, la mayoría de los analistas y columnistas reprochan al gobernador su mensaje a los críticos. Un mensaje por cierto torpe, pueril, muy de su nivel. Un mensaje que abona a la monumental evidencia sobre su incapacidad.

Pero ya la mentira ha dejado de ser graciosa, la mentira ya empezó a hacer daño y eso es lo que deben de analizar esos amanuenses que los defienden. Entendemos que ponen en riesgo sus convenios, empleos y los de sus parientes, pero su servicio como opinadores es para la ciudadanía, no para un gobernador que no los merece.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.