Eleazar Guerrero pariente de 4º grado consanguíneo o por afinidad de Cuitláhuac; no debió contratarlo en Sefiplan

Eleazar
Eleazar Guerrero Pérez y Cuitláhuac García Jiménez FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / La Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos para el estado de Veracruz es muy clara. En el capítulo uno sobre las “Obligaciones del Servidor Público”, en el artículo 46, apartado XIII dice que un servidor público debe “Excusarse de intervenir en cualquier forma en la atención, tramitación o resolución de asuntos en los que tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquéllos de los que puede resultar algún beneficio para él, su cónyuge o PARIENTES CONSANGUÍNEOS HASTA EL CUARTO GRADO O POR AFINIDAD o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas formen o hayan formado parte”. El apartado XVII es más específico en cuanto a no permitir el nepotismo. Apartado XVII: Abstenerse de intervenir o participar indebidamente en la selección, NOMBRAMIENTO, DESIGNACIÓN, CONTRATACIÓN, promoción, suspensión, remoción, cese o sanción de cualquier servidor público, cuando tenga interés personal, familiar o de negocios en el caso, o pueda derivar alguna ventaja o beneficio para él o para las personas A LAS QUE SE REFIERE LA FRACCIÓN XIII. En pocas palabras, el gobernador debió negarse a que nombraran o designaran de manera indebida a Eleazar Guerrero Pérez, hijo de su tío Julio, quien es hermano de su padre Atanasio García Durán. Eleazar Guerrero es pariente de Cuitláhuac García consanguíneo o por afinidad del cuarto grado, es decir, su primo. En fotos familiares de fin de año, mucho antes de que Cuitláhuac García imaginara ser gobernador, la familia García Durán y Guerrero Pérez se reunía para recibir el año nuevo. Se felicitaban entre hermanos, tíos, primos y sobrinos.

¿Usted amenazaría de muerte a la familia de la persona que le está invadiendo un terreno?

La pregunta es pertinente, pues en su defensa sobre las amenazas lanzadas en contra del director jurídico de una constructora, el exdiputado Édgar Spinoso dice que «hizo lo que cualquier ciudadano haría». Édgar Spinoso, a quien se le reconoce apenas por la voz, los gestos, pues se ve harto avejentado, señala que «cerca de las 9 horas fue notificado que el representante de dicha constructora ingresaba a su rancho con maquinaria pesada y elementos de Seguridad Pública, aun cuando se está en litigio el intento de ‘expropiación’ de terrenos en donde pasará una obra carretera». Su reacción la puede apreciar en el video que circula en redes sociales. Más que un exabrupto, como Spinoso califica su reacción, es un estallido de ira lo que se da. Spinoso se va a los insultos y pasa a las amenazas: «Yo te voy a partir tu madre, y sé dónde vives, sé dónde está tu puta familia y te la voy a matar hijo de la chingada». Vale mencionar que Édgar Spinoso fue diputado federal, ejemplo de ciudadano que sabe guardar las leyes. Lo que preocupa es la amenaza en contra de la familia del director jurídico de la empresa, que sólo está llevando a cabo un trabajo encomendado. ¿Qué culpa tiene la familia? Y luego la ligereza con la que lo dice: «Y así me traigas a quien me traigas». La pregunta que ahora mucha gente se hace es: ¿Sabrá Spinoso cobrar ese tipo de afrentas como lo propone?

Deantes Ramos y Díaz Valenzuela fueron vinculados a proceso, pero llevarán su juicio en libertad

En Veracruz Gabriel Deantes sólo estaba obligado a ir a firmar a Pacho Viejo, pero nunca pisó la cárcel como si lo hicieron sus amigos duartistas. La ha librado el primo de Alberto Silva, el mismo Silva también la ha librado. Pero la suerte de Gabriel Deantes se está acabando. Resulta que la Fiscalía General de la República imputó por delito de peculado a Gabriel Deantes, exsecretario del Trabajo y a Francisco Díaz Valenzuela exsubdirector de operación financiera adscrito a la Secretaría de Finanzas del Estado. Vale mencionar que los dos pisaron las oficinas de Finanzas en el Cerro de la Galaxia. Ambos personajes son acusados de desviar 448 millones de pesos del erario público, aunque a Deantes se le sigue también un proceso por enriquecimiento ilícito. Se informa que estos dos pájaros de cuenta han sido vinculados a proceso por la justicia federal, aunque los dos podrán seguir su proceso en libertad. Aunque en el caso de Díaz Valenzuela es un decir que podrá seguir su proceso en libertad, pues este sujeto es de los pocos duartistas que todavía siguen recluidos en el penal de Pacho Viejo, Veracruz.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.