Alex Betancourt, pieza clave de NXIVM México, Raniere lo identificó como Benito Mussolini en su vida anterior; íntimo de Emiliano Salinas, juntos siguieron defendiendo a su líder

Emiliano Salinas y Alejandro Betancourt Ledesma FOTO: WEB

En marzo de 2018 The New York Times publicó un reportaje completo sobre Keith Raniere y su secta NXIVM, un reportaje en el que acusaban al líder y a sus seguidores más cercanos de ser líderes de una cofradía dedicada a la esclavitud sexual. El reportaje detonó un escándalo a nivel mundial, particularmente en México alcanzó a muchas personalidades de los ámbitos políticos y empresariales. Emiliano Salinas junto con Alejandro Betancourt Ledesma fueron los que liderearon la filial de esta secta en México.

Íntimos de Raniere, los dos socios eran bien aleccionados para que en México se aplicaran las mismas normas que en los Estados Unidos. NXIVM no era para todos, era sólo para las clases sociales altas que tomaban cursos de superación impartidos por manipuladores profesionales que los hacían sentir parte de una cofradía exclusiva, tipo Opus Dei. Para ello debían escalar en la pirámide de privilegios hasta la cumbre más alta, lo que les permitía intimidad con el líder.

Ahí, los elegidos podían gozar de los mismos privilegios que Raniere, un séquito de esclavas sexuales y de seguidores de las altas esferas sociales del país. Para hacerlos creer especiales Raniere les inventaba una vida anterior, curiosamente sus más cercanos habían sido personajes prominentes de la historia. Está el caso de Alex Betancourt, socio íntimo de Emiliano Salinas a quien identificó como Benito Mussolini en su vida anterior.

Alex le pagó esa distinción a Raniere con una defensa férrea, aun después de que se supo de la acusación en el NYT. Alex se fue con todo en contra de quienes acusaban a Raniere, eso a pesar de que en abril de 2018 renunciaron a la filial de NXIVM en México él y su socio Salinas. En un artículo titulado “La difamación en la era de Internet”, Betancourt intenta limpiar el nombre de su líder, pero no lo logra, quedando él embarrado en esta trama macabra de la esclavitud sexual.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.