Cuícaras, el payaso de un circo llamado Veracruz

Cuitláhuac García, el Cuícaras, el payaso que gobierna Veracruz FOTO: WEB

Uno de los trabajos que dan más satisfacción, pero que a la vez es injusto por muchas razones, es el de reportear la noticia. Los compañeros reporteros pueden estar horas esperando que los funcionarios, empresarios, artistas o personajes de interés popular les den la nota. Ese es el pan de cada día. Pero que un gobernador se quiera pasar de listo y no respete el digno trabajo de un comunicador, eso habla muy mal del gobernante. Y al parecer, después de lo ocurrido con varios reporteros, tal parece que a Cuitláhuac García le vale madre el trabajo que hacen los periodistas de a pie.

Su actitud burlona sólo demuestra dos cosas: primera, que el imberbe gobernador de Veracruz ya perdió el piso y, segunda, Escobar García piensa que les hace un favor a los medios al atenderlos. Se olvida que los gobiernos tienen la obligación y responsabilidad de mantener informados al pueblo.

El gobernador debe entender bien que información reservada es aquella que está relacionada con temas de seguridad pública o nacional, la investigación de delitos y la conformación de expedientes, pero negarse a contestar el precio de unas patrullas, con todo respeto esa sólo son estrategias dilatorias para salir del paso. Ni hablar, no queda otra más que acostumbrarse al estilo de gobernar de un mandatario que se siente que está en un circo de tres pistas.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.