De los creadores del desaparecido convento franciscano de Xalapa

Franciscano
El exconvento franciscano de Xalapa FOTO: FACEBOOK/XALAPA ANTIGUO
- en Opinión

Jorge Díaz Bartolomé / La Orden franciscana creada por San Francisco de Asís en el siglo XIII, funda en 1209 la Primera Orden para frailes, en 1212 la Segunda Orden para monjas y en 1221 la Tercera Orden para seglares. Los franciscanos llegan a la Nueva España el 13 de mayo de 1524 para fundar la “Custodia del Santo Evangelio”, que se convertiría en Provincia doce años después.

Los doce misioneros franciscanos llegaron al recién establecido virreinato con el objetivo de convertir al cristianismo a la población indígena, pero además aprendieron el vocabulario de la lengua indígena e introdujeron un simbolismo religioso que perdura hasta nuestros días. A su paso por el territorio que ahora es México, dejaron una huella muy marcada, que hoy en día, cinco siglos después, podemos reconocer en los monumentales conventos y en el arte que se aprecia en sus interiores. La orden participó activamente en el rescate de la antigua lengua, un ejemplo de ello es la obra enciclopédica de doce volúmenes llamada “Códice Florentino”, realizada por fray Bernardino de Sahagún y un grupo de intelectuales indígenas en el siglo XVI, egresados de la primera escuela de altos estudios en la Nueva España, llamada Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco, eran primeros humanistas de la nobleza indígena; la creencia popular dice lo contrario.

Recientemente el grupo Xalapa Antiguo realizó el viaje de clausura del “Festival de Música y Arte Sacro 2019” en el cual, cerró con broche de oro con una conferencia a cargo de fray Francisco Morales, director de la Biblioteca Franciscana en el interior del complejo conventual de San Gabriel Arcángel, en Cholula. Dicha institución es un esfuerzo conjunto entre la Provincia del Santo Evangelio de México y la Universidad de las Américas Puebla, que juntos, se han dado la tarea de resguardar, catalogar, restaurar e investigar un importantísimo acervo bibliográfico con cerca de 30,000 ejemplares, que forman parte del pensamiento novohispano de los siglos XVI, XVII y XVIII. En dicho evento se tuvo la oportunidad de conocer antiguos ejemplares, uno de ellos proveniente del desaparecido convento de San Francisco el Grande, primero en la Nueva España. Estos libros raros tienen la peculiaridad de contar con las llamadas “marcas de fuego”, que eran señales carbonizadas en el canto de un libro, colocadas con un hierro al rojo vivo con la forma de letras, sello o escudo y que servían para identificar la procedencia del libro en cuestión -algo parecido a los que se utilizan para marcar las reses. Todo esto fue logrado por la gestión de la iconógrafa Carmelita Blanco Cornejo.

El antecedente más antiguo de esta Orden en Xalapa deja de existir en 1890, cuando el entonces gobernador Juan de la Luz Enríquez manda a demoler el antiguo convento franciscano que tenía como advocación la Natividad de Nuestra Señora, para crear en su lugar un parque que llevaría el nombre oficial Benito Juárez, pero el General Enríquez no tuvo el gusto de ver concluida su obra y fallece el 17 de marzo de 1892, siendo el gobernador Leandro M. Alcolea quien lo inaugura en septiembre de ese mismo año. El arribo de los primeros franciscanos en Xalapa se remontan a 1531, año en que se documenta la fundación del convento de la Natividad de María, concluido en 1533. Un sismo dañó severamente el primitivo complejo conventual, lo que trajo como consecuencia el colapso de las bóvedas; fue terminado nuevamente en 1556, quedando constancia en un dintel del antiguo templo que se encuentra expuesto en el Ágora de la Ciudad que dice: “Acabose esta iglesia el año 1556 , reinando el Emperador Don Carlos V y su hijo el Rey Felipe Nuestros señores, y gobernando la Nueva España su Illmo Visorrey Don Luis de Velasco con cuyo favor se hedificó”

Parte importante de aquel gran legado de la Provincia del Santo Evangelio del siglo XVI ha desaparecido, las que sobreviven han sorteado catástrofes naturales y sociales, destacando las terribles Leyes de Reforma.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.