Con la presencia de la Guardia Nacional, Cuitláhuac ya no podrá culpar al fiscal

Cutláhuac García Jiménez FOTO: WEB

El gobernador de Veracruz se juega el todo por el todo; con la llegada de la Guardia Nacional ya no habrá pretextos, su presencia será una espada de dos filos para el Ejecutivo estatal. Cuitláhuac García ya no podrá culpar al fiscal del estado; sabe que ya no hay vuelta de hoja, sabe que tendrá que demostrar a los veracruzanos que votaron por él y al propio presidente que sí sabe gobernar. Deberá callar con hechos a los medios que tanto ha descuidado y que ha enfrentado infructuosamente.

El García Jiménez deberá tener presente que el presidente no siempre podrá dar la cara por él, él mismo tiene que responder con hechos y no con ocurrencias. Cuitláhuac García debe entender que, si alguien no está dando resultados, por muy amigo que sea, deberá quitarlo. Se debe privilegiar la ordenanza y seguridad de los veracruzanos y dejar a un lado las promesas amigueras que caracterizan a su gobierno.

El compromiso será bajar los índices de secuestros, feminicidios y asesinatos de inocentes en este fuego cruzado entre grupos delincuenciales. Deberá hacer caso a las denuncias de cientos de empresarios que son amenazados y amagados por el crimen organizado, para obligarlos a pagar una cuota por derecho de piso. No la tiene fácil Cuitláhuac García, sabe que, si no entrega cuentas claras antes de seis meses, su estadía como gobernador tendría fecha de caducidad a los dos años, en otras palabras, sólo le quedaría año y medio para gobernar.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.