No es buen augurio que AMLO venga a solapar a Cuitláhuac

AMLO
Veracruz,Ver. Conferencia de prensa del Presidente de la Republica. Andrés Manuel López Obrador FOTO: MIGUEL ÁNGEL CARMONA/FOTOVER
- en Opinión

Armando Ortiz / No es buen augurio para Veracruz el que AMLO venga a solapar la ineptitud de Cuitláhuac García; el mensaje que manda el primer mandatario no es bueno. El primer mensaje es para todo el país, pues López Obrador está diciendo a todo México que mientras el gobernador sea de su partido y cuente con su respaldo, los malos resultados no importan. En el pasado, Andrés Manuel, por hechos menos violentos y por menos asesinados, armaba un mitote en redes sociales y exigía acción a las autoridades, incluso al propio presidente. Pero ahora no sólo no dice nada, sino que respalda a un funcionario público que a ojos vistas no puede con el cargo. El segundo mensaje es para los veracruzanos. Vamos a tener que aguantar las ineptitudes de un gobernador rencoroso, ineficiente y poco inteligente; un gobernador omiso al que ya varios de sus secretarios rebasan. Un gobernador que va a seguir echándole la culpa a los gobiernos anteriores, que va a buscar excusas. No hace bien ni al país ni al estado el que el presidente diga que tenemos un gobernador honrado, un gobernador que no tiene mala entraña, cuando los que vivimos en Veracruz nos damos cuenta de lo contrario. Es cierto que cuatro meses son pocos para exigir resultados totales, es poco tiempo para exigir que no haya más violencia en las ciudades; pero al menos se esperaría que en estos cuatro meses los indicadores de incidencia de la violencia mostraran una disminución en los crímenes. Pero no han disminuido, antes bien aumentaron. Mal augurio para Veracruz la visita de AMLO.

Congelan cuentas de empresa que realizó documental contra AMLO

En plena campaña presidencial se anunció la proyección del documental El populismo en América Latina, un documental en el que se comparaba a López Obrador, entonces candidato de Morena a la presidencia, con el presidente Hugo Chávez. El polémico documental, que tenía toda la intención de dañar la imagen de Andrés Manuel López Obrador, fue realizado por la compañía Piña Digital. Pues a esta compañía la Unidad de Inteligencia Financiera que preside Santiago Nieto, ya le congeló sus cuentas bancarias, según la orden de la jueza Blanca Lobo Dominguez. Vale señalar que esta empresa recibió dinero de la consultora Conaxis, quien a su vez lo recibió de parte del Consejo Mexicano de Negocios, consejo que preside Alejandro Ramírez, dueño de la cadena Cinépolis. Alejandro Ramírez entregó 96 millones a Conaxis y Conaxis le dio 18 millones a Piña Digital. El empresario de la cadena de cines dice que el Consejo Mexicano de Negocios no patrocinó el documental con ese dinero, sino que los 96 millones de pesos fueron para otros trabajitos que no tenían nada que ver con dañar la imagen de López Obrador. Cabe señalar que durante las tres campañas presidenciales en las que participara AMLO, los miembros del Consejo Coordinador Empresarial siempre estuvieron en contra del candidato de la izquierda, financiando campañas negras en su contra.

“La culpa suele ser de los otros”, Héctor de Mauleón escribe sobre las masacres de Veracruz y Morelos

Héctor de Mauleón, articulista de El Universal, versado en temas de narcotráfico, compara los gobiernos de Cuauhtémoc Blanco y Cuitláhuac García, ambos llegaron a ser gobernadores gracias al efecto AMLO. De Mauleón relata que el día 13 de abril hubo una balacera en un restaurante en Cuautla, Morelos. Unos sicarios iban tras el líder de el Cartel Jalisco Nueva Generación de esa zona. El resultado una masacre en donde también murieron tres menores de edad. Cuauhtémoc Blanco, gobernador de Morelos se limitó a decir: “Así nos dejaron el estado”. Seis días después en Minatitlán trece personas murieron, incluyendo un niño de un año de edad. La respuesta del gobernador de Veracruz fue muy similar a la de su homólogo de Morelos: “Las administraciones pasadas que dejaron crecer y solaparon el manto de corrupción e impunidad”. El mismo Andrés Manuel López Obrador se sumó a esta excusa señalando que la violencia es un “fruto podrido” que heredaron de administraciones pasadas. Ninguno de los tres asumió la responsabilidad, los tres le echaron la culpa al pasado, y tal vez tengan razón, pero si la tienen, la razón, eso no lo exime de su responsabilidad que es la de garantizar la seguridad y la paz de sus gobernados. A nadie consuela que los dos gobernadores y el presidente digan que la culpa es de los otros. Lo mejor que se puede hacer es asumir y actuar, que para eso son los que ostentan el poder en el presente.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.