Las niñerías de Cuitlahuita; no convoca a Winckler a reunión de Seguridad con el presidente

Winckler
Cuitláhuac García Jiménez y Jorge Winckler Ortiz FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / Al gobernador de Veracruz Cuitláhuac García se le ocurrió que era políticamente correcto no invitar al fiscal de Veracruz a las próximas reuniones de Seguridad, y mucho menos a la reunión del domingo a la que asiste el presidente Andrés Manuel López Obrador. Como un niño berrinchudo, de esos que hacen su fiesta y no invitan a quienes le caen mal, Cuitlahuita se olvida que es titular del Ejecutivo y prefiere no tener gente “indeseable” cuando su “papi” le traiga el pastel del cumpleaños. Ridículo, pueril, torpe, poco inteligente y díscolo se ve el gobernador de Veracruz. El fiscal por su parte toma sus cosas y se va a buscar fiesta a otro lado. Winckler mismo declaró: “No he sido convocado; la mesa central de seguridad aquí en Veracruz quien convoca es el Gobernador y él me dijo que yo no estuviera presente en esas reuniones; esta semana, ni el día lunes. Si el Presidente me invita obviamente asistiré y si no pues ya no quiero pasar el ridículo que viví en Coatzacoalcos. A mí formalmente me dijo el Gobernador que no estábamos convocados a la reunión de seguridad ni hoy lunes, ni mañana martes ni el miércoles, ni tampoco el 22”. Ese es el gobernador que tiene Veracruz, ese gobernador que ya está dando de qué hablar en los círculos políticos y periodísticos de la Ciudad de México; ese gobernador que no puede desarrollar un discurso coherente, que confunde la historia con la histeria, la urbanidad con la descortesía, la gimnasia con la magnesia.

El inepto Hipólito Rodríguez otra vez regresa dinero a la federación; y todavía lo minimiza, “es “una piedrita en el zapato”

Son casi tres millones de pesos que el ayuntamiento de Xalapa tendrá que regresar a la federación porque es dinero que no se ejerció. Dos millones 854 mil para ser exactos que formaban parte del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal (FISM) y del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios (FORTAMUN). Clementina Guerrero se negaba a dar la cifra y cuando la dio una regidora la defendió diciendo que devolver ese dinero no lastima a la administración. Pero el más cínico y desfachatado fue Hipólito Rodríguez, quien todavía se puso sabroso con el regidor que pidió se revelara ese monto que se tendrá que regresar. Muy engallado y mordaz el alcalde le dijo al regidor: “Creo que no hay que magnificarlo ni exagerarlo, yo veo que sonríe el regidor al descubrir esto, como que le da mucho placer decir ‘miren cuánto hay que regresar’. La verdad lamento que usted celebre este tipo de cosas porque no va por ahí, pareciera que le da gusto cuando descubre una piedrita en el zapato”. ¿Una piedrita en el zapato? ¿Y los más de 15 millones que se tuvieron que devolver hace unos meses? ¿Esa era otra piedrita en el zapato? Cuánta desfachatez de un alcalde inepto al que le descubren sus torpezas y todavía se justifica diciendo que es “una piedrita en el zapato”.

Renuncia Rocío López Guzmán, la nefasta jefa de Recursos Humanos del IVEC; Silvia Alejandre escuchó a los trabajadores

Desde el año 2017 se pedía la renuncia de Rocío López Guzmán, directora de Recursos Humanos del Instituto Veracruzano de la Cultura, quien en algún momento intentó correr a decenas de trabajadores del IVEC haciéndoles firmar un documento infame en el que reconocían haber causado daño al patrimonio cultural de ese instituto. De hecho, hace dos años se lanzó una petición por la plataforma Change.org en la que pedían la renuncia de esta funcionaria a la que consideraban una mujer déspota, insensible e intratable. Pero no la renunciaron, aunque se evitó que llevara a cabo su cometido de despedir a empleados que tenían toda su vida trabajando en el IVEC. Recientemente reportamos las injusticias al maestro Milburgo Treviño, su cerrazón ante los empleados de Publicaciones y más recientemente las injusticias a Francisco Gali, al que pretenden quitarle el 60% de su sueldo, cuando el maestro lleva un tratamiento de fibrosis pulmonar. Pues resulta que después de más de dos años de que se pidiera la destitución de esta funcionaria, finalmente este lunes Rocío López Guzmán entregó su renuncia a Silvia Alejandre, quien al parecer escuchó las quejas de los trabajadores, algunos de los cuales la han acompañado en los muchos años que ella ha laborado para esta institución. La renuncia le fue aceptada por lo que la nefasta jefa de Recursos Humanos tomó sus cosas y salió por la puerta de atrás. ¡Una raya más al tigre!

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.