La FILU 2019, Feria Internacional del Libro Universitario

FILU
Feria Internacional del Libro Universitario 2019 (FILU) FOTO: UV
- en Opinión

Édgar Landa Hernández* / Las constantes publicaciones hacia la última versión de la “FILU” atraparon mi atención.

Imaginarme de nuevo entre estantes que resguardan pensamientos de tantos que a través de su pluma han dejado un legado de sí mismos en cada publicación. Eso me gusta, sentir la sensación de asombro, proseguir en esta carrera literaria que me mantiene con una felicidad que creo no puedo ocultar, dejando atrás orgullos y penas.

¡Un chubasco cayó de repente!. Un fuerte viento azotó  mis esperanzas de continuar mi recorrido. Como diría mi madre ¡solo fue un espanta flojos! ¡Y vaya que lo logró!

De la mano de mi esposa corrimos hacia la entrada principal del recinto donde se llevaba a efecto la feria del libro. Dos mundos completamente distintos, el de afuera, en el cual la lluvia proseguía marcando el ritmo de las horas, y el  de adentro, el mundo de los libros.

Mundos alternativos en la que la melancolía recorre por el cuerpo cual si fuera un acorde de guitarra.

Inicia el viaje. Platico con mi compañera, la que me ha visto deambular sobre senderos de imaginación, la que por las noches me espera y sonríe cuando le leo mis textos. Observo todo.

Mi mente comienza a dar vueltas y de repente se convierte en un remolino haciéndome levitar por un instante. Y entonces inicia la magia. Ojeo los libros, autores clásicos, otros no tan clásicos, así como una infinidad de autores que no reconozco.

Sonrío y abro la puerta imaginaria, a la que únicamente yo tengo la clave, ¡nadie la puede ver! Solamente este loco enamorado de la vida que se viste de pensamientos fecundos, tratando de adquirir nuevos conocimientos para poder compartir con todo aquel que me obsequia su tiempo de leerme.

Soy de los que husmea en cada libro, de los que trata de encontrar la pieza exacta a este rompecabezas existencial que llevo a cuestas.

El aroma a café despierta el gusto de mi esposa. Y buscamos un lugar donde poder saborear la aromática bebida. Y mientras eso sucedía nos encontramos a amigos del taller literario de la quinta de las rosas, nos saludan y prosiguen su camino.

Es increíble la red en la que estamos envueltos todos y cada uno de los seres humanos. De nuevo los pensamientos filosóficos, la introspectiva de buscar en la vertiente de un sentir las respuestas a lo que prosigo buscando.

La información de todos. Vidas de sueños, de asombros, de penurias y sueños truncos. ¡Todo está  entrelazado, ¡todo tiene un por qué! y sobre todo un ¡para qué!.

Hoy nuestra visita a todos esos libros ordenados por editoriales, solo hizo comprender, que nuestra vida es como un enorme ventanal, al que únicamente debemos de jalar la cortina para poder apreciar del paisaje.

Gracias a mi esposa Pau, por corresponder a mis locuras.

*Miembro de la Red Veracruzana de comunicadores A.C.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.