Cuando decimos que Guillermo Fernández de Sedesol es bruto, es porque tenemos los pelos del bruto en la mano

Gasoducto
Guillermo Fernández Sánchez FOTO: EL DEMÓCRATA
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / Guillermo Fernández, antes de ser titular de Sedesol era uno de esos sujetos que para llamar la atención se sentaba La Parroquia de Xalapa, invitaba un café a los periodistas y se ponía a defender cualquier causa que estuviera de moda. Un día Guillermo Fernández Sánchez era especialista en feminicidios y condenaba los asesinatos de mujeres en el estado, otro día era experto en seguridad y afirmaba que el gobierno de Yunes Linares está rebasado, y otro día de café se acordaba de que era ingeniero especialista en energía y salía a decir que el gasoducto que pasaría por Xalapa ocasionaría cientos de pérdidas humanas. El caso es que el señor era aprendiz de todo, maestro de nada. Pero como era muy amigo de Cuitláhuac, éste lo puso en Sedesol, sin importar que no tuviera cualidades para el cargo. Que Guillermo Fernández es bruto, eso lo repetimos y lo sostenemos. Les diremos por qué. Hace unos días el secretario de Sedesol estatal denunció un subejercicio de 400 millones que no se ocuparon y que se tuvieron que devolver a la federación. Primera brutalidad, no eran 400 millones, eran 19 millones de pesos, una importante diferencia que un bruto no podría detectar. La segunda brutalidad se da porque quien recibió esos 19 millones fue él. Quien no los pudo ejercer fue él, a pesar de haber tenido cuatro meses para licitar alguna obra y utilizarlos. La administración anterior le entregó esa cantidad porque es parte de la entrega recepción. Fue la administración anterior la que rescindió dos contratos en noviembre antes de que llegara el gobierno morenista; conforme a derecho se les pagó a estas empresas y el contrato se rescindió. Guillermo Fernandez estaba obligado a utilizar ese recurso, pero el muy bruto no lo hizo y ahora el muy bruto denuncia subejercicio, y se pone la soga al cuello. ¡Así o más bruto!

Rocío López Guzmán del IVEC en la mira; ¿quién da alas a los escorpiones? Silvia Alejandre, quiere que la tumben del cargo por una jefa nefasta

Rocío López Guzmán en 2017, siendo funcionaria de Miguel Ángel Yunes Linares, puesta en Recursos Humanos del IVEC por Enrique Márquez, intentó despedir a decenas de empleados del Instituto Veracruzano de la Cultura, aplicándoles un artículo de la Ley Federal del Trabajo en donde se les acusaba de causar daño, de manera intencional, al patrimonio material de esta institución. Era absurdo, y aún así la jefa de Recursos Humanos firmó el documento para rescindir la relación de trabajo a varios empleados. Afortunadamente el gobernador Yunes Linares no lo permitió y los que habían sido despedidos recuperaron su trabajo. Pues esta mujer, que repite en ese cargo gracias a Silvia Alejandre, quien está resultando toda una decepción, se ha convertido en una verdadera inquisidora. ¿Quién le dio alas a este escorpión? Rocío López Guzmán fue la que tuvo la genial idea de que el maestro Milburgo Treviño, quien ha dado buena parte de su vida al IVEC y a la cultura veracruzana, se viera obligado a checar todos los días, a pesar de las dificultades que tiene para trasladarse de un lugar a otro. El maestro de más de 80 años no entendía por qué la intransigencia de la dirección, pero todo se debía a la necedad de Rocío López Guzmán, la gran inquisidora del IVEC, que siente que puede hacer lo que quiera en esta institución. Lo más grave es que la directora del IVEC, la que le cargaba el portafolios a Jorge Duarte y a Aracely Friscione, la que por su docilidad alcanzó su sueño de ser directora, no escucha a nadie. Silvia tiene muchos años en el IVEC, ella conoce la historia de los directores que han pasado por ahí, y sabe también quién a tumbado a varios de estos. ¿A poco ella también quiere que la tumben? Y todo por una nefasta jefa de Recursos Humanos.

Hipólito Rodríguez, el incapaz; el alcalde de Xalapa en el Top 5 de los menos capaces; la encuesta es de El Heraldo de México

En una encuesta que hiciera El Heraldo de México sobre las cualidades y defectos de los alcaldes de México, el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez está en el Top 5 de los menos capaces; sólo un 18.9% opina que es capaz, pero un 81.1% opina que es un incapaz. Estos datos son alarmantes si tomamos en cuenta que en México hay al menos 2 mil 462 alcaldes, y tener el cuarto alcalde más incapaz del país es para preocuparse. Por ejemplo, esta misma encuesta el alcalde de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, aparece en el número 14 de los alcaldes más capaces, con una aceptación del 62.4%. Por supuesto el lugar que ocupa Hipólito entre los alcaldes más incapaces no sorprende a los xalapeños, que desafortunadamente nos estamos acostumbrando a las tonterías y veleidades de un alcalde que un día dice una cosa y otro día dice otra; un día denuncia a uno de sus regidores, y otro día le tiene que pedir disculpas; un día dice que hay peligro inminente y otro día dice que no hay ningún peligro. Hipólito Rodríguez insiste en que él está bien, que él está haciendo las cosas mejor que cualquier alcalde que haya tenido Xalapa, pero que los medios mercenarios son los que pervierten su imagen y crean una percepción falsa sobre su persona y sobre su administración. Por cierto, para la encuesta entrevistaron a los xalapeños, no a los periodistas, los que creen que Hipólito es incapaz son sus gobernados, no los “mercenarios” a quienes les echa la culpa de todo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. A caray!!

    Ahora resulta que el periodista Armando Ortiz defiende al personal que trabaja en el IVEC, hace unos años, estuvo atacando al Antropologo Felix Baez Jorge, junto con el primo de Javier Duarte, de nombre Jorge Duarte, se empecinaron en sacarlo del IVEC hasta lograrlo, junto con el antropólogo toda la planilla que integro al IVEC, valiéndole chetos si estos eran talentosos o no, por cierto, Silvia trabajo en esos tiempos en el IVEC sin pena ni gloria. Se dice que este periodista cobraba la no despreciable cantidad de 40,000 pesos mensuales, los cuales no desquitaba razón por la cual el director del IVEC tomo la decisión de quitarle el sueldo. Vaya trampa de peridismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.