Alumna presenta denuncia por acoso sexual en la UV

Acoso
Karla Pino, estudiante de Música de la Universidad Veracruzana (UV), interpuso una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), pues dijo haber sido víctima de acoso sexual por parte de su profesor de Percusiones, Juan “N” FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. Karla Pino, estudiante de Música de la Universidad Veracruzana (UV), interpuso una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), pues dijo haber sido víctima de acoso sexual por parte de su profesor de Percusiones, Juan “N”.

El 2 de abril se “armó de valor” y acudió a la Fiscalía Especializada en la Investigación de Delitos de Violencia contra la Familia, Mujeres, Niñas y Niños y Trata de Personas para relatar los hechos.

Por tal motivo, se integró la carpeta de investigación UIPJ-1/DXI/FE6/706/2019.

La entrevistada detalló que el maestro le hizo propuestas sexuales durante las clases; sin embargo, al no acceder, fue reprobada en dicha asignatura.

Karla también puso la queja en la Unidad de Género de la UV y dirigió un oficio a la rectora Sara Ladrón de Guevara González, solicitándole una audiencia. Pero fue ignorada.

«He recorrido todas las instancias de la Universidad Veracruzana, tanto de la Facultad de Música, con la directora Julieta Varanasi González García; con el secretario académico Álvaro Hernández, e incluso, solicité una audiencia con la Rectora, de la que no he tenido respuesta, y la presenté en la Unidad de Género».

La alumna también comentó que fue “tocada” varias veces desde el año pasado, durante las clases individuales, donde su profesor también le lanzó varias frases como: «qué bonitas piernas tienes», «tienes bonito cabello, bonitos ojos» y «me es muy difícil ser tu maestro».

No obstante, por temor a represalias, prefirió no denunciarlo en ese momento.

«Me acerco a preguntarle el motivo de esta calificación reprobatoria y él me dice: si no, cámbiate de carrera, recorriendo mi cuerpo con la mirada y es por eso que yo decido hablar», añadió.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Mmm… Y porque no la recibió la de las simpatías por el absurdo… No jueguen con los jovenes. No hagan eso. Qué tipo de autoridades son estas que juegan con una vida; con la salud mental de los jovenes estudiantes?… Qué derecho tienen para ignorar un problema de este tipo. BOLA DE FARSANTES… No les importan las personas, los estudiantes, los individuos, la responsabilidad, el compromiso de crear bienestar social. Les importa el poder y el protagonismo barato; sólo eso. NO VALEN UNA MIERDA.

  2. Firmaron maestros carta en apoyo ala Directora de la Facultad de Música y al maestro denunciado por esta alumna, publicada en “al calor político”… Carta que al ser publicada debió ser acompañada de pruebas relevantes que ante las instancias universitarias, la Fiscalía encargada al respecto, la Unidad de Género y la Defensoría de Derechos Universitarios de la Universidad Veracruzana y el Instituto de Mujeres del Municipio de Xalapa, donde ha sido denunciado tal acto… La denuncia ante fiscalía es de oficio, requiere de la información y acciones recabadas por las dependencias de la Universidad Veracruzana… Pero debiera ser una investigación autónoma por parte de la Fiscalía donde su actuar consideraría pruebas contundentes, expresas de su investigación autónoma, donde si la alumna refiere actos no comprobables o el maestro por igual refiere actos no comprobables, el actuar de la fiscalía y de la Universidad Veracruzana deberán ser claros en transparencia, derecho y obligación de la sentencia ya sea dictada en contra de la alumna o en contra del maestro citado… Los funcionarios de la Universidad Veracruzana son servidores públicos que deben atenerse a sus derechos y obligaciones… Y si sus acciones son adversas a su derecho y obligación, por igual como a los alumnos y personal admiistrativo, deberán ser sancionados conforme a derecho y obligación. Los Estatutos son claros, el Código de Ética por igual es claro y Transparente… Los responsables a aplicarlos, sean funcionarios, sea la propia rectora de la Universidad Veracruzana, sean los académicos que firman tal carta, es cuestionable, para quien publica, y para quien permite una publicación sin pruebas, léase “al calor político”… El periodismo en México es deplorable… Los “chayoteros” siguen colgándose insignas de transparencia que no les corresponden… publican a conveniencia… Y la víctima próxima al suicidio!!!

  3. Aurelio Contreras Moreno / De manera más que somera se ha abordado en los medios de comunicación locales un tema a todas luces preocupante por la gran carga de violencia que lleva implícita: el acoso en contra de estudiantes dentro de la Universidad Veracruzana.

    A finales del mes de octubre, se llevó a cabo un acto denominado “Caravana contra el acoso escolar y el hostigamiento sexual” en el que se denunció esta situación de la que son víctimas, sobre todo, las alumnas de varias facultades de la casa de estudios por parte de académicos y de personal administrativo, aunque los hombres tampoco están excluidos, especialmente si expresan abiertamente tener preferencias homosexuales.

    A través de pancartas colocadas en un tendedero en facultades como la Derecho, las estudiantes denunciaron la manera como están expuestas a agresiones verbales del tipo “eres un útero con patas”, “con ese escote me provocas” o “huelo la menstruación” por parte de sus propios maestros, que aprovechando su condición jerárquica de poder se comportan con impunidad, aun y cuando en algunos casos han sido denunciados ante las autoridades universitarias, las cuales, afirman las víctimas, terminan protegiendo al agresor y llamando a la “conciliación” de las partes. Incluso, obligándolas a continuar interactuando con éste en el mismo espacio.

    La reacción a este acto, que buscó hacer visible dicho problema ante la comunidad universitaria, fue virulenta. Las organizadoras acusaron haber recibido amenazas de represalias por parte de maestros y maestras, y hasta se les exigió “disculparse” por exhibir la conducta de quienes, a través del hostigamiento sexual, “refuerzan” su “virilidad”.

    No solo las estudiantes están expuestas a esta situación. También las académicas y las mujeres que desempeñan tareas administrativas o bien liberan su servicio social. Quien esto escribe conoció de un caso en un organismo en el que una joven fue acosada de manera atroz por un trabajador sindicalizado, pero que ante la dificultad para hacer que una denuncia prospere y el riesgo en el que se sentía, prefirió abandonar su labor.

    A la ineficaz respuesta de las autoridades universitarias –a las que las agraviadas acusan de ser, por lo menos, omisas- también hay que añadir la presión que ejercen los sindicatos, tanto de académicos como de personal administrativo, para impedir que las denuncias logren su cometido de castigar la violencia que se ejerce, al parecer, sin ningún problema dentro de la institución universitaria, pues operan como verdaderas mafias que se protegen entre sí.

    En cambio, las víctimas reciben una dosis doble de violencia: al ser acosadas y hostigadas, y al terminar en la indefensión personal y jurídica por la deficiente atención y la nula protección que reciben de parte de las autoridades universitarias.

    No basta con que se denuncien los actos de violencia. Es necesario que a las víctimas se les dé acompañamiento, asesoría jurídica e incluso psicológica, y sobre todo, que se les brinden garantías sobre su integridad personal.

    En un estado como Veracruz, que es el número uno del país en cuanto a feminicidios, denuncias de esta clase deberían ser materia de atención inmediata y prioritaria. Pero por desgracia, se acostumbra reaccionar hasta que el daño está hecho. Y generalmente, nadie paga por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.