Como en los tiempos del Quijote, en Polonia curas católicos queman libros de Harry Potter, que porque incitan a la brujería

Quijote
Curas polacos quemaron libros de Harry Potter porque incitaban a la brujería FOTO: WEB

Un libro no es culpable de lo que el autor escribe, ni el autor es culpable por lo que escribe, en realidad, la responsabilidad de una mala interpretación es del lector. En la novela de Cervantes, El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, el cura y las amas de la casa de Alonso Quijano queman los libros del hidalgo porque éstos lo incitaron a salir a las llanuras vestido de caballero a «desfacer entuertos y castigar agravios». Las condiciones en las que regresó Alonso Quijano después de su primera salida motivaron a quemar esos libros que hablaban de caballeros andantes.

Pero los libros no tenían la culpa, don Quijote en su alocada mente se creyó todo lo que esos libros tenían y por ello se enajenó en el oficio de la caballería. Pues como si viviéramos en los tiempos de la inquisición, unos curas de Polonia, en una iglesia de Gdansk, promovieron la quema de los libros de J. K. Rowling, autora de Harry Potter. Los curas aseguraron que esos libros incitaban al mal, que promovían la brujería y que por ello deberían ser destruidos.

Los curas mismos subieron a las redes sociales la quema de los libros, como si fuera un acto de fe. Como dijimos en un principio, los libros no tienen la culpa, si una persona no desea leer un título o un autor, basta con que no compren el ejemplar. Lo único que van a provocar estos curas es la curiosidad de sus feligreses, porque ya sabe usted que lo prohibido resulta ser lo más atractivo para muchos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.