López Obrador sí sabe lo que pasa en Veracruz, pero tiene que disimular; dice que el Cuic es un gobernador extraordinario, sí, como los cuentos de horror de Poe

Narraciones Extraordinarias del Cuic FOTO: WEB

En su tercera visita al estado de Veracruz, el presidente López Obrador fue recibido con bloqueos de carreteras y pancartas en contra del gobierno municipal de Poza Rica. Algunos dicen que el presidente ni siquiera se dio cuenta de eso, a pesar de que las redes sociales se dieron vuelo con las imágenes de los bloqueos y las pancartas. Sin embargo, todo ello es innecesario, porque López Obrador, tan omnisciente como es sabe bien cómo andan las cosas en Veracruz. Y es que él no necesita venir para darse cuenta de ello, no viene para darse cuenta de ello, viene porque está al tanto de ello.

Son muchos los informes que le han llegado a López Obrador, en donde lo enteran del nepotismo, los índices de delincuencia y los intentos de corrupción. Ya ven lo que se dice en la prensa, que Cuitláhuac García para López Obrador es como «un dolor de muelas». Apenas, a cuatro meses del gobierno, sale un intento de Plan Veracruzano de Desarrollo; seguimos siendo el primer lugar en secuestros y feminicidios; no se ve obra ni proyectos, sólo reencarpetamientos; nada se ha hecho en contra del nepotismo.

De todo ello está enterado López Obrador y por ello tiene que venir a Veracruz para levantar un poco la imagen de su gobernador impuesto. Sin embargo, AMLO está obligado a disimular y decir que todo va bien, que Cuitláhuac García es un gobernador extraordinario, sí, como los cuentos de horro de Edgar Allan Poe.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.