Después de tres años de la desaparición de su hijo, madre inicia huelga de hambre en la Plaza Lerdo

Huelga
«Sus chanclas, su toalla, sus cosas, ahí están esperándolo», dice Blanca Ninfa Cruz Nájera, en un mensaje a su hijo Alberto Uriel Pérez Cruz, desaparecido el 19 de marzo 2016 en la ciudad de Papantla, al norte del estado de Veracruz FOTO: FRANCISCO DE LUNA
- en Carrusel, Estatales

Francisco de Luna / Xalapa, Ver. «Sus chanclas, su toalla, sus cosas, ahí están esperándolo», dice Blanca Ninfa Cruz Nájera, en un mensaje a su hijo Alberto Uriel Pérez Cruz, desaparecido el 19 de marzo 2016 en la ciudad de Papantla, al norte del estado de Veracruz.

La mamá inició del joven inició huelga de hambre en la plaza «Sebastián Lerdo de Tejada» frente al Palacio de Gobierno donde indicó que están a punto de cumplirse tres años de la ausencia de su hijo y de otros dos muchachos que le acompañaban.

Los hechos ocurrieron en la calle 16 de septiembre muy cerca de la zona centro del «Pueblo Mágico» donde presuntamente un grupo de policías los detuvo y finalmente los secuestro. Las razones oficiales de la detención jamás se dieron a conocer.

Su hijo Alberto Uriel Pérez Cruz, se encontraba acompañado de Luis Humberto Morales Santiago y Jesús Alan Ticante cuando fueron detenidos por elementos de la policía municipal de Papantla sin ser puestos a disposición de alguna autoridad.

«Espero justicia de verdad por eso estoy acá. Es mi forma de protestar. Él sabe que yo Haría todo por él donde quiera que esté aquí en la tierra o ya no, él me está viendo y sabe que estoy aquí por él. Hasta encontrarlo. Así como el Estado me lo desapareció así quiero que me lo devuelva».

Dice mientras sostiene una lona con las fotografías de los tres jóvenes desaparecidos quienes este martes cumplen tres años de ausencia.

La señora Blanca narra que la búsqueda ha sido incansable desde esa fecha. En terrenos baldíos, reconocer cadáveres y hasta rascar la tierra para encontrar indicios en las fosas clandestinas son algunas labores que ha emprendido para tener información de su hijo Alberto Uriel.

Ella cree que los jóvenes fueron entregados al crimen organizado, según información que ha logrado recabar en los meses de búsqueda.

«Estoy en huelga de hambre, es una forma de protestar porque no se me ha hecho justicia y no se han encontrado mis hijos», dijo la manifestante quien aseguró que a tres años del hecho, las autoridades responsables en Veracruz niegan el acceso a la justicia a las familias.

Señaló que en octubre del 2017 la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió la recomendación 6VG/2017 al gobierno estatal, a la Fiscalía General y al Ayuntamiento de Papantla por la desaparición, que hasta la fecha sigue sin ser acatada, pues denuncia que ni la misma CNDH ni la CEAV Federal han integrado los expedientes.

La integrante del Colectivo de Familiares en Búsqueda «María Herrera» que se ubica en Poza Rica, reclamó que aunque el Gobernador ha dicho que el tema de los desaparecidos es prioridad de su gobierno, se han quedado sólo en palabras, pues la disculpa pública es solo un paso que se dio, sin embargo falta más por hacer.

«No hay acciones, no hay nada en concreto solo ahí se ha quedado, palabras en el aire, papeleo, idas y venidas por todas partes para exigir justicia y verdad».

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.