El reclamo de Cuic, fuera de lugar

Reclamo
El reclamo fuera de lugar del Cuic en Poza Rica FOTO: LOS POLÍTICOS VERACRUZ
- en Opinión

Salvador Muñoz / Entre las propuestas para culminar un diplomado de Periodismo de Investigación, sugerí al maestro Gerardo Albarrán de Alba, hacer un trabajo sobre las afectaciones que provocaba una obra de carácter municipal en los comercios aledaños. De inmediato me la retachó, claro, explicando los motivos que espero resumir con la misma claridad del Maestro: toda obra en su proceso, causa molestias, pero al tiempo, los beneficios son mayores. La segunda propuesta que le hice, fue el uso del Brassier y su relación con los ligamentos de Cooper, que en buen cristiano hablaba de la caída de senos…

No, no voy a dedicar la columna a los senos… pero sí comentar del encuentro que tuvo Cuitláhuac García con algunos vecinos, este martes, allá en lo que es la construcción de la carretera de cuatro carriles de Poza Rica-El Tajín.

El pasado 19 de enero, en el tramo carretero conocido como La Curva Marina, inició la construcción de esta vía a cuatro carriles, teniendo como lapso para su conclusión, 70 días, es decir, el 30 de marzo… ¡que cae en Sabadaba!

La visita de Cuitláhuac a esta zona obedece a varios factores que citó él mismo: la incomodidad que ocasiona la obra, los problemas viales, y las observaciones de fisuras que hay en algunos tramos de la carretera de concreto hidráulico.

Dos vecinos se acercaron a Cuitláhuac García para preguntarle el tiempo en que ha de concluir esta obra, a lo que respondió que el fin de mes ya estará lista a lo que los dos ciudadanos lo instaron de que así sea, porque desde que está la obra, mantienen sus negocios con ventas bajas y en algunos, con la cortina cerrada; agregaron que a ello, están obligados a pagar renta. Si bien García Jiménez intentó entender la situación de estos comerciantes, los puso en la disyuntiva de que si querían o no la obra… y aún más, se dirigió a otros vecinos con la misma pregunta que fue respondida a coro por un “¡Síiii!”, lo que de cierto modo calló la boca de quienes se quejaron de la situación económica por la que atraviesan.

Metros adelante, un ciudadano que se presentó como representante de Hoteles y Moteles de la región, pidió hablar con Cuitláhuac aprovechando su estancia y por lo complicado que es generar un cita con él. García Jiménez accedió y trató de escuchar. El señor le decía que temían que por la altura del concreto, que es de 30 centímetros sobre el nivel del terreno, sus negocios y algunas casas, están quedando abajo, por lo que hay riesgo de que cuando llueva, por inercia, las aguas se desplacen hacia sus propiedades.

García Jiménez le respondió que para eso estaba allí, para checar ese problema y entonces le pidió al sujeto que volteara a ver lo que estaban haciendo, a lo que no atendió el ciudadano, quien pedía que escuchara sus planteamientos, pues esta época era la que los empresarios esperaban una vez al año y temían que la construcción de la obra no les ayude, a lo que Cuitláhuac respondía que antes de la Cumbre Tajín, van a abrir dos carriles para que circulen las unidades y el resto, con tiempo, lo han de concluir… Todo podría ir normal hasta que al parecer, Cuitláhuac García se desesperó y respondió al ciudadano:

–Lo vamos a hacer bien, lo vamos a hacer bien

–Esperamos mucho por esta obra…– le decía el empresario hotelero.

–Pero votaron por otro partido– respondió Cuitláhuac… –¿por qué no volteas para allá?– le señalaba…

–Ingeniero, le enseño todas las fotos…–

Lo que García Jiménez quería que viera el ciudadano, es la obra de drenaje que se hace a orilla de la carretera… más tarde, después de ese “desencuentro” que tuvo con quien se presentó como representante de Hoteles y Moteles de esa zona, Cuitláhuac explicaría que la empresa que construye la carretera de cuatro carriles pensaba meter un drenaje de veinte pulgadas aproximadamente, pero que le pidieron que cambiara tal, para hacer un mejor desagüe pluvial y por ende, brindar seguridad a los vecinos en aras de evitar inundaciones… van a meter un drenaje de dos metros de ancho por uno de altura… eso es lo positivo en esta obra que es seguro, ha de beneficiar con mucho a la zona Poza Rica, Coatzintla y Papantla…

¿Y lo negativo? Bueno, ojalá Cuitláhuac hubiera tenido la paciencia para explicar a ese vecino lo que metros adelante hizo, después de dejarlo… así como el Maestro Albarrán de Alba lo hizo conmigo.

¿Y lo peor? Citar que “votaron por otro partido”, cuando a estas alturas, si algo debe tener en su mente García Jiménez es que gobierna para todos los veracruzanos, y no hay lugar para ese tipo de reclamos…

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.