Aquel montaje de Yunes Linares

Montaje
Centro de Salud con Servicios Ampliados de Tatahuicapan FOTO: WEB
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio.

Las semanas previas al cambio de administración estatal en Veracruz se daba como un hecho que al frente del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) habría de quedar Ana Míriam Ferráez, quien, incluso, realizaba ya reuniones de trabajo con quienes habrían de integrar su equipo, y analizaba la situación de esa oficina, que funciona como un Organismo Público Descentralizado (OPD). *** Alguna diferencia hubo (hay quienes lo atribuyen a aquel gazapo cometido en la tribuna del Congreso) que Cuitláhuac García decidió dejar a la señora Ferráez -quien fuera candidata de la alianza PAN-PRD a la alcaldía de Xalapa- en su posición de diputada local y optó por Verónica Aguilera Tapia para que se hiciera cargo de esa oficina de vocación asistencial. *** La nueva servidora pública (otra con antecedentes de militancia y activismo en el PAN) inició con gran entusiasmo su responsabilidad y apenas cuatro días después de haber asumido el cargo, anunció que en esa área ya se habían reducido los salarios de los altos funcionarios. *** “Ya tomamos las medidas pertinentes para que los salarios de los servidores públicos que más ganan sean reducidos”, declaró en aquella ocasión. *** Fue, sin embargo, la única noticia positiva que generó. A partir de ese momento entró en conflicto con todas las áreas: Despidió al personal que laboraba en el Balneario Mocambo, difundió imágenes de niños del albergue Conecalli e incorporó a funcionarios que no cubrían el perfil. *** Ahora es denunciada por el personal de las oficinas centrales, porque al momento de reducir salarios –dicen- lo hizo sólo con el personal operativo, con los que menos ganan, y no con los altos cargos directivos, como había presumido a menos de una semana de haber tomado posesión. *** Los empleados del DIF aseguran que Verónica Aguilera percibe mes con mes algo así como 106 mil pesos, entre salario y “extras”, aunque en el portal de transparenca de esa oficina se le tiene asignado un salario “bruto” de 50 mil 274 pesos, que se reduce a 43 mil 463 pesos con los descuentos de rigor (nómina actualizada al último día del mes de diciembre de 2018). *** ¡Y se quejaban de María Laura García Beltrán, la esposa del secretario de Salud en la administración de Miguel Ángel Yunes! *** Algún karma deben estar pagando los trabajadores de esa noble institución.

* * *

Faltaba poco más de un mes para que entregara el gobierno, y Miguel Ángel Yunes Linares viajó a Tatahuicapan, en el sur de Veracruz, para inaugurar “el nuevo Centro de Salud con Servicios Ampliados”, que daría servicio “a miles de indígenas de la Sierra de Soteapan”.

El entonces gobernador informó que la construcción de esa “clínica-hospital” requirió de una inversión superior a los 54 millones de pesos. “Es realmente muy importante para toda la zona, va a dar servicio de calidad, con medicamentos suficientes y personal capacitado”, aseguró.

Según Yunes Linares, el hospital contaría con laboratorio, salas de expulsión y de urgencias, “y todo lo que se requiere para dar una buena atención a las personas”.

Aquí está la palabra de un Gobernador que le ofreció a Tatahuicapan su apoyo y hoy cumple”, presumió.

Y todo era mentira.

El grupo editorial “Imagen del Golfo” visitó el inmueble al día siguiente de la inauguración y se encontró que todo había sido un engaño, un “teatro” montado para anunciar la inauguración de un inmueble que no estaba en servicio, carecía de electricidad, agua potable, personal médico o enfermeras.

No hay consultas, no hay ningún servicio, porque el gobernador nos agarró de pendejos. Fue una locura, una simple comedia de teatro lo que realizo el gober, porque la ampliación no tiene ni lo esencial; no entiendo cómo el comisariado ejidal aceptó este edifico vacío”, comentó comentó un habitante de Tatahuicapan.

¿Por qué recordar ese otro fraude de Yunes Linares?

Este miércoles los pobladores de aquel municipio que mantenían tomada la presa Yuribia, que surte de agua a Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque, llegaron a un acuerdo con las autoridades para entregar esa instalación estratégica, y entre sus peticiones apareció: “Que se concluya el hospital que inauguró Yunes Linares”.

Si acaso hubiera cumplido la mitad de lo que prometió…

* * *

Epílogo.

No hay excusa que libere al aún fiscal de Veracruz, Jorge Winckler, del ridículo en el que cayó con la resolución que le dio la libertad a Juan Antonio Nemi Dib. “Fue un amparo que se concedió ‘para efectos’, de manera que ayer un juez determina que la investigación inicial no fue suficiente. La carpeta sigue abierta” dijo. En realidad lo que no quiso admitir el fiscal fue que el juzgador determinó que la Fiscalía procedió en contra de un ciudadano sin contar con argumentos jurídicos para mantenerlo en la cárcel; que le desgració la vida a una persona, por acatar una consigna. Eso amerita cárcel. *** Un nuevo golpe de la policía estatal al cártel Jalisco Nueva Generación. En un operativo realizado en el rancho La Chincheta, del municipio de Tierra Blanca, fue asegurado un campamento de ese grupo criminal. Incautaron tres armas largas, un arma corta, un chaleco balístico, un casco táctico, una granada de fragmentación, indumentaria con las insignias del CJNG, dos camionetas y una motocicleta. *** Apenas el pasado martes desmontaron otro campamento de esa banda en el municipio de Misantla. Ahora sólo falta que la Fiscalía General del estado haga bien su trabajo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.