Ejidatarios de Tatahuicapan exigen presencia del gobernador para abrir válvulas de Yuribia; fomentan desobediencia civil y ahora no saben qué hacer con desobedientes

Desobediencia
Pobladores del Tatahuicapan tomaron las instalaciones de la Presa Yuribia y cerraron las válvulas que alimentan de agua a los municipios de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque FOTO: LIBERAL

Desde la tarde del domingo un grupo de ejidatarios de Tatahuicapan cerró las válvulas de la presa Yuribia, exigiendo la presencia del gobernador, del secretario de Gobierno, de los alcaldes de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque para llegar a acuerdos que conduzcan a la solución del conflicto. Los ejidatarios dijeron que no quieren dialogar con autoridades menores, porque ya están hartos de que no les cumplan.

Entre otras cosas piden recursos para reparar caminos y para rehabilitar un hospital. Esta situación tiene a los municipios de Coatzacoalcos y Minatitlán sin el vital líquido. Hasta el momento no se ve ninguna acción por parte del Gobierno del estado, un gobierno que se ató asimismo las manos al declarar el encargado de la política interior que «si una ley es injusta lo correcto es desobedecerla».

Por su parte, el gobernador también declaró que no se utilizaría la fuerza para reprimir al pueblo. En esta disyuntiva se encuentra el gobierno, entre fomentar la desobediencia civil y consecuentar las tomas de instalaciones; ¿acaso no fue lo mismo que Solecito hizo con la Fiscalía?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.