En Veracruz, el SNTE ya no es patrimonio familiar

Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) FOTO: WEB

En Veracruz, el SNTE ya no pertenece a una familia, el SNTE es de todos los maestros, el sindicato magisterial necesita oxígeno puro. Aquellos que le apuestan a las prácticas añejas de coacción y caciquismo, tendrán un duro despertar. Los vientos de la cuarta transformación traen consigo la democratización sindical. Los líderes que se dejaron seducir por el olor de los billetes del Gobierno Federal, ya recibieron una dura lección en las elecciones pasadas, donde absolutamente ningún candidato del SNTE recibió el voto de los maestros.

Es cierto que muchos maestros nuevos desconocen las prácticas charriles y otros sólo forman parte de sus filas porque piensan que aún pueden conseguir algunos beneficios personales. Lo cierto es que, si los líderes del SNTE le siguen apostando a la votación por delegados y a la compra de voluntades, tarde o temprano se tendrán que enfrentar nuevamente con la realidad.

Después del 2013, los maestros ven las cosas de manera diferente, ya no es tan fácil engatusarlos con el discurso de la unidad. Los charros deben de renovarse o morir, deben dejar las puertas abiertas al voto universal. Es una cuestión de vida o muerte política para ellos, no se trata de disimular, se trata de darle paso a la democracia, se trata de evitar las malas mañas y dejar que el magisterio escoja a sus representantes, sin la coacción y presión que siempre los caracterizó.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.