Cuitláhuac dice en su disculpa: «Los responsables de la desaparición forzada de sus hijos deben pagar las consecuencias legales»; pero su gobierno liberó a Bermúdez Zurita

Funcionarios
Cuitláhuac García Jiménez FOTO: WEB

Arturo Bermúdez Zurita era el secretario de Seguridad Pública en 2016, el año que desaparecieron Bernardo, José, Susana, José Alfredo y Mario Arturo; Bermúdez Zurita era el jefe de Marcos Conde Hernández, delegado de Seguridad Pública de la zona, preso por la desaparición de estos cinco jóvenes; Bermúdez Zurita era el jefe de los policías que torturaron y quemaron los cuerpos de los jóvenes. Bien dice el gobernador Cuitláhuac García en su disculpa pública que le ordena la Comisión Nacional de los Derechos Humanos: «Los jóvenes eran inocentes y nunca debieron vivir los hechos que sufrieron».

Pero el gobernador de Veracruz se contradice, pues según él «los responsables de la desaparición forzada de sus hijos deben pagar las consecuencias legales». En este punto habría que recordar que apenas entró el gobierno de Cuitláhuac García y Arturo Bermúdez Zurita salió de prisión para seguir su proceso en libertad. Fue inmediata su liberación, tan inmediata que a muchos les pareció pactada.

Todavía Bermúdez Zurita quería evitar el ir a firmar a los juzgados de Pacho Viejo, y de no ser porque se le descubrió en la maniobra, el gobierno de Cuitláhuac García se lo hubiera permitido. Qué pena que los familiares de estos jóvenes se hayan creído lo de la disculpa; qué pena que se hayan creído lo de que los responsables pagarán las consecuencias legales. Qué pena, porque a las víctimas de una tragedia no se les debe engañar de esa manera.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.