Y ahora ¿Quién podrá ayudarnos?

Cadetes
Elementos de la Policía Municipal de Xalapa FOTO: FRANCISCO DE LUNA
- en Opinión

Édgar Landa Hernández / Mientras abríamos nuestro negocio, alrededor de las 9 am. Hora de emprender nuestras actividades diarias, comentaba con mi hermano acerca de la nueva vigilancia en la colonia. Cuatro chicos, dos hombres y dos mujeres jóvenes, que a paso semi lento caminaban sin ton ni son, únicamente como meros espectadores haciendo un rondín.

Ataviados con uniformes policiales, pero en sus cinturas únicamente ¡un tolete! que colgaba y se meneaba al ritmo de sus pasos.

Le manifesté a mi hermano sobre la presencia de estos chicos y que por supuesto en caso de alguna persecución o algún imprevisto se verían muy disminuidos ante la delincuencia que siempre anda armada con armas de grueso calibre, ¿Cómo hacerle frente con un bastoncito de madera a las bestias que últimamente tienen asolada a nuestra comunidad?

Las cifras que nos brindan nuestras autoridades en temas de seguridad distan mucho de lo que realmente ocurre cotidianamente.

Hoy la realidad es otra, nos hemos sumergido en un caótico transitar que ahora los malos nos llevan ventaja. La pregunta es a quién recurrir, a quién  advertirle de lo que sucede en nuestra ciudad, si nuestras autoridades se enfrascan en acciones subjetivas dejando lo importante que es la seguridad a segundo término.

La ciudadanía se harta de esta situación a tal grado que en algunas poblaciones se hacen justicia a su propio criterio. ¡La ley ha perdido credibilidad!.

Como decía hace unos días en una declaración anónima un policía, que es dentro de las mismas instituciones policiacas que no los dejan hacer su trabajo como se debe, la podredumbre está dentro de las corporaciones. Se atrapa al criminal y en un dos por tres a través de una llamada se van libres. Como decía el mayor Alcántara en su columna ¡hágame usted el refravon cabor!

Lo único que nos queda es protegernos unos a otros y si tenemos la oportunidad de ayudar por el bien de todos ¡hagámoslo!

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.