Nuevo subdirector de Comunicación de Conacyt causa polémica; científicos acusan que ni licenciatura tiene; trabajó con Dolores Padierna y Jenaro Villamil

Nuevo subdirector de Comunicación de Conacyt causa polémica; científicos acusan que ni licenciatura tiene; trabajó con Dolores Padierna y Jenaro Villamil FOTO: WEB

La polémica y el escándalo se han apoderado del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y todo por el reciente nombramiento del nuevo subdirector de Comunicación. El problema inició cuando algunos investigadores se dieron cuenta de que el joven David Ledesma, de apenas 29 años, no cuenta ni siquiera con estudios de licenciatura, y que percibirá un ingreso mensual de más de 44 mil pesos. Como era de esperarse, la comunidad científica ha levantado la voz y ha exigido el despido del nuevo funcionario que, por cierto, apenas está en tercer semestre de la licenciatura en Comunicación.

Y algunos también se han preguntado ¿cómo es que este chico llegó hasta la subdirección de un área tan importante? Revisando el historial de Ledesma, se han encontrado con que también cursó estudios relacionados con la química, pero no se dice si cuenta con algún documento que lo avale. Y lo que más ruido está causando es que se ha descubierto que en el pasado formó parte del equipo de trabajo de Jenaro Villamil, un periodista mexicano identificado con la izquierda. Por si fuera poco, también fue asesor, y hasta los discursos le hacía a Dolores Padierna.

Por todo lo anterior, parte de la comunidad científica está acusando que en este nombramiento hubo conflicto de intereses, por lo que exigen el inmediato cese del nuevo subdirector de Comunicación. Pero en este sentido ya se ha pronunciado el Conacyt y ha asegurado que todo se ha descontextualizado. “Han buscado difamar un proyecto que busca impulsar las humanidades, las ciencias y las tecnologías en favor del avance del conocimiento”, es parte de lo que ha manifestado la institución. Esperemos que este no sea un nuevo caso de compadrazgos, pues dejaría en claro que las viejas prácticas siguen permeando en nuestro país.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. La política para la ciencia que emprende el nuevo gobierno federal es clara, desprecio y desconocimiento total de lo que la ciencia representa para el desarrollo de la humanidad. Por esta razón, la disminución del presupuesto destinado al CONACYT lo plantean como un asunto de austeridad, como si los esfuerzos por lograr un desarrollo científico fueran una cuestión de lujo y privilegios. Sin embargo, no falta el ejemplo de que eso es sólo un discurso barato, que se cae al menor examen de la razón cuando uno mira la clase de designaciones que existen para los puestos importantes en el CONACYT.

    Con esta visión de corto plazo, estúpida y grotesca, se nos garantiza que México no sólo no tendrá un progreso sostenido en el ámbito del desarrollo científico de su sociedad, sino que además, retrocederá por lo menos un siglo respecto a los países donde están enterados que, el progreso científico, sí puede garantizar un desarrollo humano sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.