Rocío Nahle, el arte de quedar en ridículo; mejor ponerla en la Secretaría de Asuntos sin Importancia

#LadyRidículo
Rocío Nahle FOTO: WEB

Andrés Manuel López Obrador tiene un muy particular estilo de gobernar. El mismo estilo que implantó desde que era Jefe de Gobierno del Distrito Federal. A muchos no gustan sus conferencias mañaneras, pero es la manera como López Obrador dicta la agenda nacional. Pero esas conferencias mañaneras también han servido para exhibir a algunos de sus funcionarios, exhibir su pulcritud, su eficiencia, pero también su ineptitud.

El día que una reportera increpó a Jesús Ramírez Cuevas, encargado de Comunicación Social de la Presidencia, el encargado de esta área respondió sin titubeos y con puntualidad los cuestionamientos sobre su sueldo y el supuesto sobresueldo. Pero las veces que le ha tocado a la señora Rocío Nahle, secretaria de Energía, lo único que ha demostrado la exdiputada es su ignorancia y su poca preparación.

Un día no llevó los datos sobre la importación del petróleo que el presidente le pidió; otro día quiso entender la gravedad según Newton, pero sólo cantinfleó; otro día dijo que sí se utilizaría la técnica del fracking para extraer petróleo y el mismo AMLO la tuvo que corregir, «fracking no». No se cansa Rocío Nahle de quedar en ridículo. Tal parece que lo mejor será ponerla en una dependencia acorde a su preparación, algo así como la Secretaría de Asuntos sin Importancia; igual ahí sí da la talla.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.