Diana Espinoza, esposa de Caro Quintero, tramita un amparo para evitar ser detenida por la justicia; bien dicen por ahí: ´el miedo no anda en burro´

Diana Espinoza, esposa de Caro Quintero, tramita un amparo para evitar ser detenida por la justicia; bien dicen por ahí: ´el miedo no anda en burro FOTO: WEB

Tanto en Estados Unidos como en nuestro país, hay un nombre que de manera constante se repite cuando se habla del tráfico de drogas y demás delitos relacionados, y es el de Diana Espinoza Aguilar. Esta mujer es actualmente la esposa de Rafael Caro Quintero, y gracias a algunas investigaciones se ha determinado que posiblemente continúa inmersa en estos sucios negocios. Dicen algunos por ahí: ´el miedo no anda en burro´, y ella lo sabe muy bien, por eso ha mandado a su equipo de abogados para que le tramiten un amparo que evitará que sea detenida tanto dentro como fuera del territorio mexicano.

Por si sí, o por si no, la señora ha decidido tomar sus precauciones para que no vuelva ser detenida tal como le sucedió en 2008. Entonces, a ella se le detuvo junto con su pareja, y fue hallada culpable por delitos en contra de la salud y lavado de dinero, por lo que tuvo que cumplir una condena en el penal de Puente Grande en Jalisco. Como ya supondrá usted, fue en esa cárcel donde Diana conoció a Rafael. Por cierto, se dice que él se enamoró de ella luego de verla ganar un certamen de belleza que se organizó al interior del penal.

Sin embargo, su relación inicio de manera formal cuando ambos estaban libres, ella salió en 2011, y Rafael lo hizo dos años después. Desde entonces, las autoridades sospechan que Diana es quien se encarga de llevar los negocios de su marido, por supuesto todos ilícitos. Tantos elementos hay para suponer lo anterior que desde 2016 forma parte de la lista negra de la oficina del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, por ser considerada una operadora del narcotráfico. Aunque no se sabe si hay alguna orden de aprehensión, esta mujer se ha adelantado a la justicia y ha solicitado su amparo, pues no vaya a ser que la quieran detener un día de estos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.