El SNTE, de comparsa del gobierno a sindicato libre y democrático

Juan Díaz de la Torre y Aurelio Nuño Mayer FOTO: WEB

«Si hay algún delito o algo qué cuestionarme, aquí estoy yo. Si soy yo la que estorba hagan de mí lo que quieran, pero contra los maestros no, definitivamente no, y los únicos que van a decir si me voy o me quedo son los del Consejo y el SNTE». Las palabras de la maestra Elba Esther antes citadas reflejan seguridad, y si alguien quiere cuestionar las intenciones de las mismas, están en su derecho. No obstante, la poderosa líder magisterial señalaba al Gobierno Federal que todo lo que quisieran fuera contra ella, pero no contra los maestros.

Podrán cuestionar a la Maestra sus detractores, pero existe la percepción de que cuando ella estaba al frente, los maestros se sentían representados por alguien a quien no le temblaba la voz ni la mano para tomar decisiones. Hoy, el SNTE se debate entre reproches y luchas intestinas debido a que después de la detención de La Maestra, Juan Díaz de la Torre y compañía no cumplieron con los preceptos más sagrados del sindicalismo mexicano, que es la defensa de los derechos laborales.

Las consecuencias de ello saltan a la vista, el grueso de las bases magisteriales le pasaron la factura al SNTE y no votaron por Nueva Alianza, partido que, de haber obtenido una votación copiosa, hubiera permitido que Díaz de la Torre fuera en estos momentos diputado federal con fuero. Aún no se conoce cuál será la próxima jugada de la Maestra, pero de algo sí podemos estar seguros que tendrá repercusión nacional y será para beneficio de los maestros.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.