El Estado Mayor Presidencial preparaba tacos al pastor a La Gaviota

El Estado Mayor Presidencial preparaba tacos al pastor a La Gaviota FOTO: WEB

Con la llegada de López Obrador a la presidencia, el Estado Mayor, la institución encargada de la seguridad de la familia del presidente, pasó a la historia. Los últimos que disfrutaron de ser cuidados por estos elementos fueron Peña Nieto, La Gaviota y todos sus hijos. Si usted se pregunta ¿exactamente qué hacían estas personas?, la respuesta nos la ha dado Pedro Sola. En su canal de YouTube el conductor no ha dejado de soltar detalles de cómo era la vida de quienes vivían en Los Pinos, figúrese que los elementos de seguridad tenían que seguir a todos lados a la esposa y a los hijos de EPN, y cuando decimos a todos lados, es a todos.

El conductor platicó la anécdota que Angélica Rivera les confesó. Luego de unas semanas de haber llegado a habitar Los Pinos, a la ex primera dama se le antojó salir por la noche a comer unos tacos y pidió la mayor de las discreciones para no llamar la atención. Su instrucción fue que sólo fueran un par de elementos de seguridad y un par de vehículos, y así fue. Por la noche La Gaviota salió de su casa a una taquería muy famosa de la Ciudad de México, pero quedó sorprendida cuando llegó porque todos los meseros, el taquero y hasta la cajera eran elementos del Estado Mayor Presidencial.

O sea, los integrantes de esta institución tuvieron que ir a la taquería, pedir que les enseñarán cómo se hacen los tacos y disfrazarse de taqueros para poder cuidar a la esposa del expresidente, ¡qué exageración! Cuando Angélica Rivera se dio cuenta se sentó en una mesa, comió sus tacos al pastor, pagó y se retiró del local sin decir una sola palabra. Por supuesto que esto fue suficiente para que nunca más se volviera a repetir la situación. Después de eso, ella prefirió el servicio a domicilio para no pasar por esas vergüenzas. Pues ahí tiene la historia de cuando los elementos del Estado Mayor le prepararon sus taquitos a La Gaviota. Y hay que estar al pendiente porque los chismes de cómo era la vida allá adentro, van a seguir.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.