Se acaba una generación intrascendente

Prioridad
Héctor Yunes Landa; Miguel Ángel Yunes Linares FOTO: WEB
- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / Entramos ayer lunes a la penúltima semana de noviembre, el penúltimo mes del año.

A partir de este martes ya se podrán contar con los dedos de la mano los días que le restan a la actual administración del Gobierno del Estado.

En forma consecutiva en la historia de Veracruz, dos proyectos políticos de ocho años fracasaron.

El primero fue el de Héctor Yunes-Pepe Yunes, el segundo el de Miguel Ángel Yunes Linares-Miguel Ángel Yunes Márquez.

Curiosamente, los cuatro protagonistas llevan el apellido Yunes, aunque solo Pepe no es familiar de sangre del resto.

Héctor Yunes pretendió la gubernatura de dos años con la intención de pasar luego la batuta a Pepe para que gobernara los siguientes seis años. Ni uno ni otro lo consiguió.

Miguel Ángel Yunes Linares ganó la gubernatura de dos años pero no la pudo heredar a su hijo del mismo nombre. Fracasó el proyecto político.

Con luces y sombras se va el actual gobernante. Sigo creyendo que le falló no haber tomado en serio tener un equipo profesional de comunicación y haber confiado solo en las redes sociales.

El gobernador Fernando Gutiérrez Barrios estuvo también solo dos años en el cargo y sus obras relevantes se concretaron a la carretera Xalapa-Alto Lucero y a colocar la primera piedra de lo que hoy es el Centro de Alta Especialidad Dr. Rafael Lucio. Pero se fue como un gran gobernador.

Cierto, eran otros tiempos, pero el llamado “hombre-leyenda” cabildeó personalmente mucho con la prensa y logró irse con la mejor imagen.

Creo que el actual gobernante a punto de salir ha tenido más obra pública que don Fernando, pero sus logros se han ahogado en un mar de críticas en su contra por su estilo de gobernar de toda la vida y por su desinterés para cabildear con la mayoría de los medios informativos.

Aunque Héctor Yunes ya trabaja para buscar ser candidato de nuevo a la gubernatura en 2024, pienso que con Yunes Linares ha concluido la hora estelar de aquellos jóvenes políticos que emergieron en las postrimerías del gobierno de Rafael Murillo Vidal y se formaron en el de Rafael Hernández Ochoa.

Pero ninguno de ellos alcanzó relevancia a nivel federal como fue el caso de otros veracruzanos entre los que se puede citar al propio Gutiérrez Barrios o don Jesús Reyes Heroles.

Creo que no tuvieron la visión de futuro ni la sensibilidad para darse cuenta de que los tiempos iban cambiando y que la ciudadanía, el electorado, también, y siguieron actuando como en los tiempos en que se formaron y en los que disfrutaron por muchos años de las canonjías que da el poder.

No se actualizaron, pues, se fueron rezagando además de que los movía más el interés personal, sus beneficios y la de sus compinches, que el interés colectivo. Entendieron el gobierno como un negocio y no como un servicio público.

Por eso ninguno emerge para trascender como una figura pública a la que habrá que recordar por su obra bienhechora.

Al contrario, pronto caerán en el olvido y si alguien se interesa algún día por hurgar en su pasado, se hallarán con que los distinguió a unos sus pillerías, a otros sus atropellos, a unos más sus deslealtades partidistas, a otros sus incongruencias, aunque todos, eso sí, con algo en común: haberse hecho ricos, inmensamente ricos a la sombra del poder y dejando mayoritariamente un pueblo pobre, inmensamente pobre.

Que hicieron algunas obras materiales o políticas, sí, porque algo tenían que hacer, pero que fueron pretexto para robar los recursos públicos, también.

Me atrevo a pensar que para demostrar su honestidad ninguno aguantaría una investigación en serio.

Dentro de diez días, cuando baje las cortinas la actual administración, toda esa generación hernándezochoista, por llamarla de alguna manera, terminará su ciclo.

Veracruz ha pagado con creces haber tenido a esos gobernantes, en realidad una pandilla que asaltó el poder y que no peleó por ver quién beneficiaba más a los veracruzanos, sino que se pelearon entre sí y al final desde diferentes siglas, pero en realidad siempre fueron lo mismo: unos mercenarios de la política en pos del botín que significa el poder.

Los actores políticos que llegan

Entran al relevo nuevos actores políticos. Según, que ellos sí serán diferentes. Está por verse.

Llegan a los poderes Ejecutivo y Legislativo personas no consideradas por la opinión pública como políticos profesionales.

Bueno y malo ese calificativo. Malo porque fue acuñado por un sistema político en el que ser político profesional era sinónimo de demagogo, de mentiroso, de bueno para hacer negocios al amparo del poder, de encubrirse unos a otros, de desviar recursos para provecho personal, de brincar de un partido a otro por la conveniencia de no estar fuera del presupuesto, etcétera.

Bueno porque llegan al poder –aunque no todos, ciertamente– veracruzanos inexpertos, tal vez hasta ingenuos, que nunca antes tuvieron un cargo público, que tal vez no saben de protocolos, que visten con mucha sencillez, pero al menos sin un pasado que los señale como indignos de ser servidores públicos.

Esta camada que llega, muchos de los cuales, tal vez la mayoría, no pensaban que fuera posible, está ante la gran oportunidad histórica de imbuirse de una verdadera mística de servicio público en lugar de malearse, o antes de caer rendido ante las tentaciones que ofrece el poder.

Sus guías Andrés Manuel López Obrador y Cuitláhuac García Jiménez han dicho y reiterado que no van a permitir actos de corrupción. Yo les doy el beneficio de la duda, aunque del dicho al hecho hay mucho trecho.

Estamos ya en la antesala del cambio de gobierno. Dos años se fueron muy rápido, casi se perdieron en la batalla electoral pasada.

La noche del domingo topé en un centro comercial de Xalapa con un empresario, de esos a los que no pagaron Duarte ni Yunes.

De pronto me dijo que había que levantarle una estatua al gordo Duarte. Al ver mi sorpresa me dio la explicación: por haber hecho el que está a punto de terminar un gobierno de solo dos años.

¡Imagínate lo que hubiera sido tener que aguantar cuatro más con el actual!

Más mujeres al gabinete

El próximo domingo 25 a media mañana en el parque Juárez de Xalapa, el gobernador electo Cuitláhuac García presentará a cinco mujeres que se  integrarán a su equipo de trabajo: la Oficial Mayor de la SEV, la titular de la Sedema, la de Protección Civil, la Contralora General del Estado y la futura nueva directora del DIF, organismo que dependerá de la Secretaría de Salud.

Anoche circulaba la versión de que a la Oficialía Mayor iría Ariadna Aguilar Amaya, a la Sedema Rocío Pérez Pérez, a Protección Civil Guadalupe Osorno Maldonado, a la Contraloría Leslie Garibo Puga y al DIF Ana Miriam Ferráez Centeno.

¿Sergio asesor de Gómez Cazarín?

Pues váyase para atrás. Es tanta la audacia del coordinador de la bancada del PAN en el Congreso local Sergio Hernández que ya le anda vendiendo su “experiencia” y sus “servicios” a Juan Javier Gómez Cazarín, quien en una de esas escucha el canto de las sirenas y hasta se hace de los servicios del famoso “Chico” Fuentes.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.