Reaparece Nuño Mayer y da su versión de la Reforma Educativa

Aurelio Nuño en la revista Nexos FOTO: NEXOS

Todo mundo tiene derecho a expresar lo siente y cree, es un derecho constitucional y seguramente por esa razón, el extitular de la Secretaría de Educación da su propia versión sobre la implementación sobre la Reforma Educativa. El exencargado de la SEP escogió la Revista Nexos para dar su opinión y señalar que había muchos vicios y atrasos del sistema que se agudizaban. Además de enfatizar que, durante la primera década de este siglo, el Estado mexicano perdió la rectoría en materia educativa. Hasta ahí le damos la razón a Nuño Mayer.

Él sigue diciendo que no se contaba con información confiable sobre el número de escuelas y maestros que existían en el país y es cierto, dice que la asignación de plazas y promociones para los docentes se hacía de manera opaca y con criterios discrecionales y también le damos la razón.

A manera de justificación, el exencargado de la oficina de la presidencia acaba diciendo que «era fundamental iniciar un cambio profundo y radical en la educación, equivalente al que ya había ocurrido en otros aspectos tanto en México como en el mundo. Ese fue el espíritu de transformación del presidente Enrique Peña Nieto y del Pacto por México», pues hasta ahí le creemos.

Pero en lo que no concordamos es cuando señala que la creación del Servicio Profesional Docente permitió ofrecer a los maestros certeza y transparencia sobre los criterios para el ingreso, la permanencia y la promoción en el servicio. Ojalá y que también dé su explicación a la Auditoria Superior de la Federación (ASF) sobre el uso de recursos para la implementación de la Reforma Educativa.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.