México tiene una deuda con los maestros rurales; durante décadas han estado en el olvido

Maestro FOTO: WEB

Hay maestros que caminan todos los días hacia sus escuelas, conocen la problemática educativa en carne propia y, sin embargo, su voz no es escuchada en los Foros de Consulta Participativa convocados por Esteban Moctezuma por instrucciones precisas del próximo presidente de la República. Están en las cañadas y en las sierras más apartadas. Son maestros rurales, una clase de docentes forjados a sol y gis.

Ellos son testigos de las necesidades más básicas de la comunidad donde les toca trabajar. Sus escuelas son jacales, muchas veces son de palma o laminas; su acceso es difícil, algunos alumnos caminan varios kilómetros para llegar. El maestro lucha contra la marginación y la miseria de sus alumnos, la desnutrición se hace presente.

No es fácil aprender con el estómago vacío y tampoco es fácil para el maestro enseñar cuando las autoridades oficiales son indolentes a esta situación. Por eso, muchos maestros aún son renuentes, no echan las campanas al vuelo; aún tienen sus reservas a la cuarta transformación prometida.

Por eso muchos no participaron en los Foros de Consulta Participativa. Ojalá y de verdad que el nuevo gobierno dignifique el trabajo de los miles de maestros rurales. Ellos son los precursores del progreso en el país.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.