Hipólito Rodríguez dobla las manitas; acude al hangar de gobierno para dialogar con Yunes Linares sobre el problema de la basura

Cuando alguien tiene el agua hasta el cuello, cualquier salvavidas que le arrojen es bueno. Sería una insensatez no tomar el salvavidas sólo porque la persona que nos lo manda no nos cae bien, no es de nuestra religión o filiación política. Al parecer Hipólito Rodríguez, ante la situación caótica que vive la ciudad de Xalapa, ha debido de tragarse su orgullo y tomar el salvavidas que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares le ofrece.

La tarde de este martes se vio al alcalde de Xalapa en las afueras del hangar de gobierno del estado que se encuentra en el aeropuerto de El Lencero; esperemos que sea para dialogar con él y encontrar una solución al problema de la basura. Es un asunto de civilidad, es un asunto de bien común, es un asunto de Estado. No se puede permitir ninguna administración que los ciudadanos a los que se les está sirviendo paguen las consecuencias de las malas decisiones de los gobernantes.

Hipólito demandó a la empresa del relleno sanitario por el manejo inadecuado de los residuos sólidos. Sin embargo, no tenía un plan B en caso de que su denuncia prosperara. Lo que ha sucedido en los dos últimos días es la consecuencia de una mala decisión. Pero el problema no se soluciona echándole la culpa a los otros, incluso al gobernador. El problema se soluciona dialogando, esperando solidaridad de los vecinos y tomando la mano de quien ofrece ayudar; el orgullo no cabe en estos asuntos, lo que importa es salvar la nave del naufragio.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.