PGR, la gran alcahueta de Javier… y Karime

Karime
Javier Duarte y Karime Macías Tubilla

En México alguien puede robar una lata de leche y la ley es despiadada, se aplica con todo el rigor. Algunos penales de nuestro país tienen inquilinos que cometieron la osadía de robarse una cajetilla de cigarros y pasan mucho tiempo dentro de la cárcel. Pero hay una clase especial de maleantes, de verdaderos trúhanes que, con premeditación, alevosía, y ventaja roban miles de millones y son protegidos por la ley.

El caso de Javier Duarte y su pírrica sentencia de nueve años, junto a su multa de 58 mil pesos, es una verdadera mentada de madre a la justicia mexicana. En el orgasmo del cinismo, el señor Javier Duarte apela contra la sentencia, resulta que le pareció excesiva la reprimenda, qué poca madre de este sujeto. Pero si usted piensa que su capacidad de asombro ya ha sido rebasada, se equivoca.

Karime Macías, el cerebro intelectual de esta camarilla que logró robarse más de 50 mil millones que pertenecían a los veracruzanos, tiene la oportunidad de conseguir un amparo para no ser requerida por la justicia. El Primer Tribunal Colegiado de la Ciudad de México, como una buena consorte, abre sus piernas y cobija a la esposa de Javier Duarte. Y así, con todo esto, cómo puede uno confiar en la justicia mexicana.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.