Fidel Ordóñez y sus llamados a misa; otra vez sale con sus perogrulladas

Fidel Ordóñez FOTO: FORMATO 7
- en Avenida Principal, Carrusel

Antes era el padre Quintín, el vocero de la iglesia católica en Veracruz. El señor aprovechaba cualquier grabadora para soltar sus perogrulladas, para expresar sus necedades o sus expresiones sin fundamento. Por cierto, ninguno de sus vaticinios se cumplió. Pues para sustituir a el padre Quintín apareció el abogado Fidel Ordóñez, quien se vale de la gramática para engañar a los medios de comunicación que se prestan a sus necedades.

A esto habría que señalar que conjugando siempre los verbos de manera mañosa, cualquiera es profeta. El señor a cada rato conjuga el hubiera, el podría, el debería, el sucedería o cualquier otro verbo en condicional perfecto: «habría sucedido».

Esta vez dice que es inminente la salida de Jorge Winckler, y aquí viene la trampa, el abogado condiciona su vaticinio cuando anota que eso podría suceder, «sí el Congreso decide destituirlo». Y así se la pasa, como el padre Quintín, soltando sus perogrulladas, sus necedades, timando a los medios de comunicación que creen que el señor tiene poderes de prestidigitador.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.