Del Senado a la Gubernatura

Ratas
Palacio de Gobierno
- en Opinión

Luis Ramírez Baqueiro / 

“La constancia no está en empezar sino en perseverar.” – Leonardo de Vinci.

Aun cuando esta distante en el horizonte electoral el proceso sucesorio en el estado de Veracruz para renovar gubernatura en 2024, este miércoles se dio el primer paso para ello.

La toma de protestas e instalaciones de las Cámaras de Diputados y Senadores pudieran ser los espacios de donde salga la mujer u el hombre que pudiera en el futuro alzarse con tal distinción de gobernar nuestra entidad.

Es evidente que con el control total que habrá de tener Morena tanto en el Poder Ejecutivo, como en Legislativo y en el mismo gobierno de Veracruz, las fichas estarían dispuestas para garantizar –en teoría- su permanencia.

Siempre y cuando, las interminables promesas realizadas por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador y el gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez, satisfagan a un electorado deseoso de buenos e inmediatos resultados.

El arrebato mediático provocado por el propio López Obrador, habrá evidentemente de pasarle factura más pronto de lo que supone, pues su gobierno comenzó el mismo 2 de julio tras arrebatarle la agenda nacional al presidente en funciones Enrique Peña Nieto.

Al paso de los días, las interminables listas de promesas realizadas han ido tomando su justa dimensión, con el asegún de no cumplirse en su gran mayoría, ante la imposibilidad institucional, política, económica y social que en sí mismo conllevaban.

Así pues, no bajará el precio del combustible de manera inmediata, menos la luz, tampoco saldrán de las calles el Ejército y la Marina, habrá de construirse el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México –a pesar de la consulta-, no se reducirán los salarios de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación –pues solo ajustaron otros gastos- pero los mismo prevalecerán; tampoco se habrá de echar atrás la Reforma Energética, mucho menos habrá cambios sustanciales en cientos de otras propuestas más.

Ahora bien, las otras fuerzas políticas, esas que hoy damos por aniquiladas –PAN, PRI, PRD-, habrán de tener la oportunidad de sin reflectores, sin el desgaste mediático de ser gobierno, volver a reagruparse y comenzar a trazar el futuro político.

Y es ahí donde pudiera darse la posibilidad para que desde el Senado se pudiera construir la carrera de la mujer o el hombre que dirija los destinos de Veracruz.

Al menos esta Sexágesima Cuarta y Sexagésima Quinta Legislatura Federal en el Senado contará con la presencia de la mayor cantidad de veracruzanos en su historia reciente, con cinco representantes populares.

Rocío Nahle García (Morena), senadora y virtual titular de la Secretaría de Energía del Gobierno de la República; Ricardo Ahued Bardahuil (Morena), Julen Rementeria del Puerto (PAN); Indira de Jesús Rosales San Román (PAN) y Dante Alfonso Delgado Rannauro (MC).

Este reportero pudo conversar con cuatro de los cinco.

Ahí los cuatro coincidieron en la necesidad de afrontar los nuevos tiempos que vive nuestro país y Veracruz, para la construcción de una agenda común a favor de la entidad.

Cuestionados respecto a ¿si estarían dispuestos a sentarse los cinco en la posible construcción de un acuerdo que ayude a sacar a la entidad del serio bache en el que se encuentra?

Al menos Rementería del Puerto, Ahued Bardhauil, y Rosales San Román coincidieron en que si sería importante trabajar todos juntos a favor de Veracruz, bajo la construcción de esta agenda común por la entidad.

A la pregunta de ¿cuáles serían las comisiones en las que les gustaría participar?

Al menos Julen Rementeria y Ricardo Ahued señalaron que a Comunicaciones y Transportes, Hacienda, Economía.

Mientras que Rocío Nahle confirmó que su paso por el Senado, aunque temporal será en favor de la construcción de la agenda energética del país, que a partir del 1 de diciembre habrá de encabezar acompañando al presidente López Obrador.

Nahle García es quizá quien tiene más clara su tarea, pues la responsabilidad al frente de la Secretaría de Energía no será menor, bajo la propuesta de incrementar la producción de gasolinas –con lo que será necesario reactivar al menos 6 refinerías, y construir una nueva en Dos Bocas, Tabasco-; incrementar la producción eléctrica nacional, a través de 60 hidroeléctricas con que cuenta el país; invertirán 75 mil millones de pesos extras al presupuesto solo para los trabajos de exploración y producción de Petróleos Mexicanos (PEMEX), tan solo en 2019; así como la generación de energías limpias involucrando a los productores agrícolas del país.

Es evidente que el papel y rol que jugaran estos cuatro legisladores habrá de abrirles el camino para poder tener la proyección necesaria de alcanzar la gubernatura.

Y aun cuando actualmente la Constitución Política Estatal pudiera limitar a un par de ellos, existirán las condiciones legislativas para hacer las modificaciones necesarias y lograr ese cometido.

Ahora bien, aun cuando el PRI no logró colocar a ningún representante en la Cámara Alta con posibilidades de disputar la gubernatura, si los tiene en la Cámara Baja, y es que al menos dos levantarán la mano con toda la intensión de poder llegar al Palacio de Gobierno.

Por un lado, el vocero y vicecoordinador parlamentario del PRI en la Cámara, Héctor Yunes Landa –ya ex candidato- y la también vicecoordinadora, Anilú Ingram Vallines, quienes habrán de hacer su luchita.

La cuenta regresiva ha iniciado, ahora solo falta que usted amable lectora y lector haga sus pronósticos. 

Sextante.

Indignante lo ocurrido en la comunidad de San Francisco Boquerón, asentada en la Mixteca Poblana perteneciente al municipio de Acatlán de Osorio, Puebla, en donde habitantes golpearon y lincharon a dos personas que señalaron de ser autores materiales del robo de infantes e incendiaron la camioneta en que supuestamente cometieron el ilícito.

Aun cuando la policía los remitió a los separos, el pueblo enardecido los libero para cobrar venganza por propia mano.

Actos como estos en un país que se jacte de decirse civilizado y de instituciones son simplemente injustificables.

Por mucho hartazgo social que intenten sustentar, la barbarie en la que se está cayendo es la muestra fiel del nivel de pobreza humana como nación, actuar como habitantes del México del Siglo XVI o XVII es imperdonable.

Al tiempo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.