El SNTE, gigante de hierro con pies de barro, ¡se tambalea!

SNTE
El gigante de hierro con pies de barro FOTO: WEB

Después de la Revolución mexicana y con la llegada de las instituciones y sindicatos, nació en México el corporativismo, una relación malsana entre el patrón y el líder sindical. Desde luego que el perjudicado por este binomio fue el trabajador. Los sindicatos comenzaron a manejar el discurso de la unidad como su fortaleza. Desde luego que al líder sindical le convenía tener a un sindicato unido, ya que esto le permitía tener el control sobre los trabajadores.

En el gremio magisterial, el sindicato más numeroso de México y América Latina, el control fue férreo. En el estado de Veracruz, los maestros fueron sometidos por la familia Callejas, su principal jerarca, ya difunto, fue Juan Nicolás Callejas Arroyo, un hombre tosco con el discurso apantallador de que el hombre había llegado a la luna y que aún tenía aulas con pupitres del siglo pasado, lograba mantener cautivos a muchos maestros con necesidad de horas y cambios de adscripción.

La historia ya la sabemos, los maestros fueron durante más de tres décadas monedas de cambio por puestos de elección popular. No obstante, con el tsunami López Obrador y antes, en el 2013, con la llegada de la Reforma Educativa, el PRI y sus líderes sindicales perdieron gran parte de su fortaleza.

Hoy el sindicalismo mexicano, especialmente el magisterial, se encuentra entre la coyuntura de democratizarse o ser rebasados por las bases y ser fragmentado en varias representaciones sindicales. De ellos depende su sobrevivencia política. Como dijera el famoso Ferras, «o la beben o la derraman».

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.