Escritores en México, la disputa por ser tuerto en un país de ciegos; a Villoro no le importó enlodar la memoria de Pitol

Villoro
Juan Villoro y Sergio Pitol FOTO: WEB

El “Cuento moral” que escribiera Juan Villoro terminó siendo un texto inmoral, sobre todo para Heriberto Yépez, escritor que, según Wikipedia, «se dedica a temas como la cultura fronteriza entre México y Estados Unidos». Yépez disecciona el texto de Villoro publicado en Reforma donde de manera por demás cobarde, el hijo del ilustre Luis Villoro, ataca a un escritor relativamente joven, con la saña de un adolescente haciendo bullying al niño más freak de su escuela.

Villoro no da nombre del atacado, pero deja pistas para que se le identifique y Heriberto Yépez lo identifica y reclama a Villoro su actitud cretina, cobarde y clasista. Vale la pena leer el documento de Yépez para asomarnos a ese mundo de rencillas entre los escritores de México, los que se sienten consagrados y los que juran que lo que tienen lo consiguieron a base de sudor y sangre. Uno de los aspectos tristes de esta disputa es que sale a relucir el ya fallecido Sergio Pitol, amigo de Villoro a quien seguramente le contó algunas anécdotas sobre estos jóvenes escritores que se le acercaban para que los recomendara a alguna editorial.

Sobre el sujeto mencionado, al que Villoro de manera burlona llama “Charly Girón”, dice: «Sus técnicas de autopromoción lo llevaron a cortejar a un célebre novelista afecto a los jóvenes. Así logró publicar en una selecta editorial. La seducción hubiera sido menos aviesa si después de recibir el contrato por mensajería, Charly hubiera cumplido la parte corporal que le correspondía, pero huyó antes de que eso sucediera». A Villoro no le importó enlodar la memoria de Pitol. https://borderdestroyer.com/2018/07/22/respuesta-a-juan-villoro-charly-giron/

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Bueno, todos conocemos al cretino de Juan “Diarreas” Villoro… Estamos al tanto de sus arrogancias… Es digamos, un intelectualoide de ambiente… nato, petulante, medio pendejo y sin sabor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.