Coyotes y prestanombres entre los que quisieron cobrar a lo chino; mejor esperen al gobierno de Cuitláhuac, a lo mejor a él sí lo puedan engañar

Coyotes
Xalapa, Ver. Empresarios que pedían el pago de un supuesto adeudo con el Gobierno del estado, fueron desalojados de Palacio de Gobierno, en la imagen, Alejandro Cossío FOTO: MIGUEL ÁNGEL CARMONA/FOTOVER

Les toca defenderse. Ellos dieron el primer golpe mediático, acudiendo a Palacio de Gobierno para exigir que se les paguen adeudos contraídos en la administración de Javier Duarte de Ochoa. Salieron en televisión nacional y ya no se diga en los medios locales, quienes les dieron completa cobertura. Sus argumentos son válidos, el de más peso es que las deudas con el gobierno son institucionales y el gobierno que llegue debe pagar a los acreedores.

El gobierno de Yunes Linares ya reviró. Alejandro Cossio, el dramático “empresario” que sale en las fotos forcejeando con los policías porque quería pernoctar en la antesala de la oficina del gobernador, es un coyote; ahora resulta que ni empresa tiene. Como anticipamos en una editorial anterior, buena parte de la deuda es ilegítima, pertenece a personas que se prestaron para los enjuagues financieros de Javier Duarte y compañía «Uno de los que aparecían en estas listas -señaló el gobernador- era Raúl Esquivel Hernández con 72 millones de pesos, quien era uno de los prestadores de Arturo Bermúdez Zurita, ex titular de la Secretaría de Seguridad Publica y por ello se definió un procedimiento para comprobar los adeudos».

Muy bien, ahora toca a los empresarios, si es que en realidad lo son, defenderse, mostrar que son legítimos sus cobros. Pero si no lo son, mejor espérense al gobierno de Cuitláhuac García, a lo mejor a él sí lo puedan engañar.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.