El “Mijis” y la rehabilitación social

Pedro César Carrizales Becerra, el Mijis FOTO: FACEBOOK

Hubo un tiempo en que la rehabilitación social quiso llamarse reinserción social, pues el afán del gobierno era demostrar que se podía reinsertar a una persona, que había cometido un delito y que había pagado su culpa, dentro del entorno social. Pero la verdad el concepto es un mito. En mis años como maestro de talleres de literatura en el penal de Pacho Viejo me tocó ver muchos casos de muchachos que pagaban su culpa y a los pocos meses estaban de regreso. ¿Por qué?

Porque el Estado no se preocupa de reinsertarlos. Los libera desvalidos, a muchos sin familia, sin hogar, sin trabajo y con antecedentes penales. Al final regresan a hacer lo que saben hacer, delinquir. Por más que se ha dicho a las autoridades, éstas no cambian su actitud. La cárcel es punitiva, sirve para escarmentar a los malos, a los inadaptados, a los que no quieren encajar en ningún rol social. Pero la verdad es que muchos jóvenes que han caído en la delincuencia lo hacen porque no tienen alternativas.

Se les niega el estudio porque tienen que trabajar desde muy jóvenes. Los trabajos que se les ofrecen son muy mal pagados. Se les estigmatiza cuando buscan formar parte de un grupo y se les mira con temor y con desdén. Y luego nos preguntamos ¿por qué tanto resentimiento? Pero. ¿qué hay de alguien que se ha logrado reinserta a la sociedad a tal grado que ha conseguido ser diputado electo? Ese es el caso del “Mijis”.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.