José Antonio Meade, el candidato que aprendió a ser vil; «vamos a ganar haiga sido como haiga sido»

José Antonio Meade, el candidato que aprendió a ser vil FOTO: WEB

Era demasiado bueno para ser candidato del PRI a la presidencia de la República. Ni siquiera era priista, se decía un funcionario público que no militaba en ningún partido y por eso saltó del gobierno de Fox al de Calderón y de ahí al de Peña Nieto. Por eso lo hicieron candidato, porque el partido que lo postulaba pensó que, si ponían a un priista tipo Osorio Chong, el rechazo popular no les daría posibilidad de ganar.

Pensaron tanto en sus virtudes, que se les olvidaron los defectos. A los pocos los defectos afloraron, Meade era demasiado bueno para ser candidato, con eso no se puede avanzar. Entonces lo volvieron vil. Lo obligaron a tomar como bandera el caso de Nestora Salgado, a quien acusó falsamente; asimismo calificó en más de dos ocasiones a López Obrador como cómplice de la delincuencia organizada.

Ahora, a unos días de la elección, Meade recuerda a su mentor Calderón y suelta una frase que es contraria a la democracia que pretende ejercer: «Vamos a ganar haiga sido como haiga sido»; muy maquiavélico señala que el fin justifica los medios. Así sea por un fraude, Meade, envilecido, está dispuesto a ganar.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.