Jóvenes cineastas los asesinados, un joven rapero el que los diluyó en ácido

Jóvenes
Los jóvenes estudiantes de cine asesinados por un cártel de Jalisco y diluidos en ácido por un rapero FOTO: WEB
- en Carrusel, Investigación, Opinión

Armando Ortiz / Los dos rostros de la tragedia que ha llenado de horror al país es de jóvenes. Los que murieron eran estudiantes de cine en Jalisco, Javier Salomón Aceves Gastélum, Jesús Daniel Díaz García y Marco Francisco García Ávalos se preparaban para cumplir su sueño, ser cineastas. El que los asesinó, el que los diluyó en ácido se llama Omar y le dicen el “QBA”, un rapero con miles de seguidores en YouTube, un rapero que canta canciones en las que exalta la violencia, en las que muestra el resentimiento hacia una sociedad que lo ha marginado; por eso actúa como bestia ante esa sociedad, porque se siente relegado. Omar, el “QBA” se encargó de deshacer los cuerpos en ácido, el mismo lo confiesa. Por esa labor le pagaban 3 mil pesos a la semana. Pero también se presentaba en festivales de rap con mucho éxito. Sus videos en YouTube tienen miles de reproducciones. En el canal de esta plataforma de videos tiene 121 mil 650 seguidores. El “QBA” dice que a los jóvenes estudiantes los confundieron, pensaron que eran del Cartel Nueva Plaza, antagonista del Cartel Jalisco Nueva Generación. Y aunque los jóvenes aseguraron que sólo eran estudiantes, el mismo día que los levantaron los asesinaron. El “QBA” fue el encargado de desaparecer los cuerpos en ácido. El horror tiene el rostro de un rapero que le canta a la muerte, que exalta la delincuencia, que excita a las multitudes con sus letras llenas de violencia y muerte. “Algo huele a podrido en Dinamarca”; algo huele a podrido en México.

López Obrador muestra escritura en donde dice que dona a su hijo departamento de Copilco

Finalmente, Andrés Manuel López Obrador mostró los mismos documentos que revisara The Wall Street Journal y por lo cual el periódico norteamericano tuvo que disculparse, y recular de sus dichos de que López Obrador había ocultado dos departamentos en su declaración 3de3. En la escritura que AMLO subió a su página de internet dice muy claramente: “Segunda: El señor Andrés Manuel López Obrador, DONA a su hijo de nombre Andrés Manuel López Beltrán, quien ACEPTA Y ADQUIERE para sí el 50% cincuenta por ciento que en pago de los gananciales de la sociedad conyugal que le corresponde al señor Andrés Manuel López Obrador de los siguientes inmuebles: 1 Departamento número 301 trescientos uno, y sus correspondientes cuartos de servicio y cajón de estacionamiento, del edificio en condominio marcado con el número 57 de la calle de Odontología, que también hace frente a Paseo de las Facultades (andador para peatones), en la colonia Copilco Universidad, delegación Coyoacán en el Distrito Federal”. Como lo señalamos anteriormente, The Wall Street Journal tuvo que disculparse, ¿lo hará también José Antonio Meade?

Recordando a Guillermo Zúñiga a tres años de su muerte; un gran promotor del libro

El día 23 de abril se celebra el Día Internacional del Libro. La fecha es conmemorativa porque se dice que justo en ese día murieron Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare. La coincidencia pasma; dos de las grandes plumas universales contemplando el mismo sol, la misma luna y el mismo último día sobre la tierra. En ese mismo día, 399 años después muere el profesor Guillermo Héctor Zúñiga Martínez, precursor de las instituciones educativas en Veracruz y un gran promotor del libro. Guillermo Zúñiga conocía el gran valor que tenía el libro, al mismo tiempo sabía del riesgo que corría este instrumento de la memoria, ante las nuevas tecnologías digitales. A pesar de ello, antes que pensar que los libros y la lectura debían adaptarse a la era digital, prefirió siempre el papel y la tinta, el peso específico de un volumen que lo contenía todo al mismo tiempo; de la lectura que acude a uno al momento de abrir los ojos, de abrir un libro y pasar sus páginas. Guillermo Zúñiga sabía que cuando se abre un libro, una brisa fresca acaricia nuestro rostro; cuando se abre un libro y se inicia la lectura, el tiempo y la memoria se activan y la imaginación se vuelve la emperatriz de este mundo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.