En Veracruz dejan colgado de la brocha a Anaya

Anaya
El precandidato de la alianza PAN-PRD-MC denunció que un vehículo del CISEN le estaba haciendo un seguimiento en carretera FOTO: WEB
- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / Había que parar el escándalo, que mediáticamente ya había rebasado las fronteras de México, y preparar el mejor escenario para la llegada a Veracruz del presidente Enrique Peña Nieto dentro de cinco días, el lunes próximo.

Aunque el presunto espionaje a Ricardo Anaya por parte del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) involucraba a una dependencia federal, tenía su origen en el Estado e implicaba un vehículo con placas de Veracruz e incluso tal vez el agente que fue filmado sea veracruzano.

Cuando Anaya denunció que lo seguían y que lo espiaban y mostró en su cuenta de Twitter un video como prueba encendió el escándalo, del que se colgó también ya saben quien. Y ardió Troya.

En un país en el que todo se sabe, o casi todo, de siempre se ha sabido que el gobierno vigila a quien puede constituir un riesgo para su estabilidad en el poder (monitorear “todos los aspectos de trascendencia nacional”, dijo ayer el Secretario de Gobernación Alfonso Navarrete Prida), de tal modo que los priistas siempre han puesto “cola” a los panistas y viceversa, para saber qué hacen. Ahora ya no se diga a los morenistas.

El espionaje o vigilancia es común hasta en los gobiernos de los estados, y Veracruz no es la excepción. Aquí mismo en la capital Xalapa, sitios públicos, en  especial cafés y restaurantes, los más concurridos y conocidos, siempre tienen a un “oreja” que vigila y  registra quiénes entran y quiénes salen y con quienes se reúnen. Hasta foto nos toman. Yo nunca he dudado de que seguramente con instrumentos especiales y sofisticados con los que los dotan graban todo lo que decimos.

Igual, en las casetas de peaje, filman todas las placas que pasan y quedan registradas imágenes de quienes viajan en los vehículos. No es nada nuevo. Sigo creyendo que el mejor espía u “oreja” es el que se disfraza mejor y del que menos puede uno sospechar, el que actúa con mayor naturalidad.

No es que yo apruebe y celebre la práctica, sino que simple y sencillamente comento lo que es una realidad cotidiana por lo que siempre actúo en consecuencia, sabiendo que también estoy bajo la lupa… aunque no tengo nada que ocultar.

En el video de Anaya me sorprendió que la “cola” que le pegaron actuara con toda normalidad, sin disfraz alguno y menos sin intentar ocultarse, al grado que cuando el panista decidió encararlo, el otro, con toda la característica de un típico costeño, lo saludó sonriendo, le dio su nombre y apellido (José Juan Gaeta), aceptó abiertamente que es del Cisen, le dijo que “ando comisionado en esto”, y cuando el precandidato presidencial le preguntó si le habían encargado que lo siguiera, el otro le respondió: “no, de hecho es para que no pase ningún problema en carretera”.

En “Prosa aprisa” de ayer comenté que la camioneta jeep del agente trae placas de Veracruz: YHA 86 08.

Tuvo que ser el titular de la Segob, Navarrete Prida, quien salió ayer a precisar con todo detalle ¡que la “cola” se la pegó el Gobierno de Veracruz!, cuyo titular es Miguel Ángel Yunes Linares, panista, presuntamente aliado de Anaya (¿u ahora de Peña Nieto y de Meade?).

Ciertamente el funcionario federal nunca mencionó por su nombre al gobernador (el diario El País sí lo trajo a colación) pero fue muy preciso al dar su versión: la decisión de que el Cisen siguiera a Anaya el 11 de febrero en territorio veracruzano camino a Coatzacoalcos desde la caseta 045 en Fortín para el cierre de su precampaña se tomó en el seno del Grupo de Coordinación Veracruz, cuyo coordinador es precisamente el titular del Ejecutivo estatal, según lo ha dicho el propio mandatario.

Navarrete Prida dijo que la “cobertura” a Anaya fue de común acuerdo entre el Gobierno de Veracruz y el Cisen, que no se trató de un acto de espionaje o actividad clandestina violatoria de derecho humano alguno, sino de seguridad. “De la reunión –del Grupo de Coordinación Veracruz– se desprendió que el equipo de campaña (de Anaya) estaba enterado de estos sucesos, ¿por qué?, porque la seguridad perimetral en un evento masivo lo cubre el gobierno del estado”.

Hasta anoche Anaya no había reaccionado ante la declaración del Secretario de Gobernación.

La arista política del caso

Ayer, creo que prudentemente el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares en declaraciones a Denisse Merker evadió entrarle al tema argumentando que no podía dar información que no estuviera autorizada por el Grupo de Coordinación Veracruz. “Es un tema de seguridad pública muy delicado para especular y generar información”. Sí podía, pero no quiso. Su argumento es válido porque es un tema de seguridad.

Pero viendo más allá del caso, finalmente dejó solo, colgado de la brocha del escándalo a quien se supone que es su aliado y su candidato presidencial, Ricardo Anaya, quien había exigido al Gobierno federal una explicación y en su cuenta de Twitter acusó: “En lugar de perseguir delincuentes, espían opositores. Por eso estamos como estamos. En eso gastan los recursos del Estado. Le exijo al Gobierno una explicación”.

Ayer, en lugar de salir en defensa de Anaya y de su acusación, el gobernador guardó silencio y dejó que prevaleciera el dicho del Secretario de Gobernación, esto es, el del Gobierno federal priista, el de Enrique Peña Nieto, quitando con ello un argumento que seguramente iba a utilizar el panista para tratar de justificar su derrota. Sin duda, también en política y en los altos niveles hay de intereses a intereses.

Por lo que se ve, Yunes Linares prefiere mantener su buena, acaso muy buena relación con el gobierno peñista priista, con el que está a partir un piñón y andan de manita sudada, más y mejor que los enamorados que ayer celebraron el Día del Amor y la Amistad.

Primero salió en defensa del Presidente y de su gobierno cuando el gobernador panista de Chihuahua Javier Corral lo acusó de retención de recursos para aquel Estado, y ahora ha salido a descobijar a Anaya también en defensa de Peña y de su órgano de inteligencia.

Y Peña Nieto viene el lunes próximo (si no hay un cambio de última hora) a inaugurarle al gobernador el Hospital del Niño Veracruzano, mejor conocido como la Torre Pediátrica, y no será raro, nada raro que le ponga a Yunes su estrellita en la frente. Como para que se note más, en pleno “periodo de silencio”.

Imposible dejar de considerar que va a ser el reconocimiento a un gobierno “de oposición”, “panista”, que sí supo cumplir y concluir una obra que dos administraciones irresponsables priistas no fueron capaces de concretar y dejaron que la construcción se prestara a presuntos actos de corrupción: las de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa.

Peña Nieto, su gobierno, sigue con bajos niveles de aceptación entre los mexicanos, los veracruzanos incluidos. Su mala imagen le pega a su candidato presidencial José Antonio Meade. Necesita, pues, urgentemente de qué asirse, de qué agarrarse para tratar de sumar puntos que ayuden a su gallo. Yunes Linares le da envuelto un regalo del tamaño y la importancia de un hospital pediátrico para que le quite el listón y se luzca ante los reflectores y los veracruzanos votantes (¿irá a ser el inicio de la escalada que algunos operadores políticos me han comentado que vendrá “en serio”, y en la que participarán, para apuntalar a Meade en Veracruz?). Y de paso le quita un golpe al Cisen, al aparato de espionaje federal. ¿Habrán tomado nota ya los priistas?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.