María del Carmen Pinete, ¿qué le da valor para aspirar a una senaduría? Sólo que se requiera una perdedora a la que no le dé pena la derrota

Pinete
María del Carmen Pinete FOTO: WEB

María del Carmen Pinete debe ser una de las mujeres con más suerte entre las priistas veracruzanas. No hace nada por su partido, no hace nada por su comunidad y ya está mayorcita como para inferir que, como la Íngram, tiene algún padrino libidinoso que la impulsa.

Sin embargo, le da por ser funcionaria pública y se le concede; se despierta con ganas de ser diputada federal y se le concede; ahora le dieron ganas de ser senadora de la República y, pasando por encima de Anilú y de Elizabeth, ya se anotó para ver si se le concede. María del Carmen Pinete es de la banda de mujeres fidelistas, pero no fue “Reini” ni “Barbie”; algo de cacique tiene por allá por sus rumbos, pero nada más.

De su trabajo legislativo no se sabe nada; no se conocen sus propuestas, ni alguna iniciativa que mejore las condiciones de vida de las personas en su distrito. Entonces, si no vale ni un “cacahuate” su trabajo político, ¿para qué se anota? Sólo que sea para perder.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.