La tercera es la vencida para Andrés Manuel López Obrador; ¡a un paso de ser Presidente de México!

Obrador
Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB
- en Opinión

Luis Ortiz Ramírez / Andrés Manuel López Obrador es un verdadero animal político, es el más grande líder izquierdista de México, su calidad moral es de primera. Su estatura y tamaño político es evidente, este se puede ver,  por el tamaño de enemigos  políticos que tiene. Entre los que  sobresalen,  está  el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, Diego Fernández de Ceballos, y el locuaz, también ex presidente  Vicente Fox Quezada.

A López Obrador  lo han querido meter a la cárcel, desaforarlo y desparecerlo de la vida política del país. Sin embargo, ni los medios televisivos afines al Gobierno Federal, ni los argumentos jurídicos retorcidos, ni las campañas sucias, donde lo pintaron como un peligro para México, lo han podido detener.

Y es que Andrés Manuel López Obrador, es  poderoso, él lo sabe, cuenta con el apoyo popular de millones de mexicanos que ven en él, la llave y el camino para que la situación en el país mejore. Es cierto que sus miles de detractores, y personas que trabajan como “peñabots”, lo tildan de populista y violento, sin embargo, durante su camino hacia la presidencia, nunca ha hecho algún llamado hacia la violencia.

Además, la bandera de lucha contra la corrupción que enarbola, cobra más fuerza, por la ambición desmedida de los propios familiares del presidente Enrique Peña Nieto, y miembros de su propio gabinete, que se han visto envueltos en caso de crasa corrupción, como el caso de la casa blanca de su propia esposa. La vergonzosa impunidad y complicidad como la que se respira por el caso Odebrech, donde el estiércol ha llegado hasta los tobillos de Emilio Lozoya, íntimo amigo del presidente, deja muy mal parado al ejecutivo federal.

Pero el líder de Morena, no solo enarbola la lucha contra  la corrupción, también se le ha caracterizado por proponer un gobierno austero, donde las vacas sagradas e intocables de los magistrados, tengan  un sueldo menor.

AMLO propone un gobierno donde se privilegie las necesidades de los niños y adultos de la tercera edad. Ya lo hizo cuando fue titular del gobierno de la ciudad de México, antes Distrito Federal.

Algunos de sus maldicientes, señalan que no saben de donde saldrá el dinero para ayudar a los más desprotegidos. Quieren saber cuál es la fórmula macro económica, que usara AMLO, para ayudar a los más pobres. Sería bueno que estos recordaran o supieran que  tan solo en publicidad, el presidente Peña está gastando un millón de pesos por hora.

Tan solo del  2013 al 2016, Enrique Peña Nieto ha gastado 36 mil 261 millones de pesos en publicidad oficial, 15 mil 161 millones de pesos más de lo que le autorizó la Cámara de Diputados para ese periodo. De ahí saldrá el dinero, del ahorro de los recursos que el gobierno tira a la basura.

Por otro lado, la historia democrática en el país, solo ha sido una simulación, la élite política compuesta por los mismos funcionarios priistas y panistas, han controlado los medios de comunicación, han hecho reformas, como la energética, para que puedan sacar los máximos dividendos. Los principales accionistas e inversionistas, son los propios hijos de los políticos coludidos con el gobierno federal.

México tiene una base trabajadora mal pagada, durante muchos años Agustín Carstens, quien fue el amo absoluto en el Banco de México, se opuso férreamente a que se incrementar el salario de los trabajadores. Su razón parecía lógica, supuestamente la inflación se elevaría, no obstante, nunca se tocó a los patrones, ni se reforzó una política recaudatoria que llegara a las grandes empresas.  Andrés Manuel López Obrador, va por ellos, él ha señalado en repetidas ocasiones, que es necesaria una reforma fiscal que obligue a los grandes empresarios a pagar lo que es debido, por esa razón, los empresarios que evaden impuestos y que el gobierno se los condona, no quieren que López Obrador llegue ha ser presidente.

El 2018, es la oportunidad para que se cambie el modo de gobernar piramidal y elitista que ha caracterizado al PRI, y al PAN. Se sabe, que el gobierno federal tricolor y los grandes capos del PAN,  se están preparando para parar por tercera ocasión, las pretensiones de un hombre que representa los intereses de los más pobres de México.

Sin embargo, en esta ocasión, las cosas han cambiado, existe un grupo mayoritario de jóvenes que votaran por primera vez. Jóvenes que no quieren nada con el PRI ni con el PAN. Ellos podrían ser la diferencia y el fiel de la balanza que lleve al tabasqueño a ocupar el escaño más importante de Palacio Nacional.  Además la clase media mexicana, tan  golpeada por la reforma energética y fiscal, cada día simpatiza más con López Obrador. Y si añadimos que las décadas de gobiernos fallidos  en México, han sido letales con los más pobres,  estas solo  muestran que el ciclo de corrupción del PRI y el PAN  ha llegado a su fin. Sus frutos podridos deben de  terminar.  Andrés Manuel, aunque los poderosos no quieran,  debe ser presidente de México. México debe cambiar.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.